Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comunicación sin fronteras ni internet: “Ser radioaficionado es una forma de vida”

El colectivo ourensano retoma las reuniones presenciales y prepara un plan divulgativo para escolares | Su presidente: “En pandemia, las bandas se llenaron de voces jóvenes”

El grupo de radioaficionados de Ourense en su sede en la capital ourensana. | // FERNANDO CASANOVA

La caída de Whats App, Instagram y Facebook la pasada semana no afectó para nada a la comunicación entre los radioaficionados. El presidente del colectivo en Ourense, José Ángel, dice entre risas que “hay gente que lo agradeció, pero a nosotros que se caiga alguna red social no nos preocupa mucho, tenemos nuestro propio medio de comunicación, aunque también utilizamos las redes sociales. También tenemos grupos de Whats App donde hablamos de cosas de radioaficionados”.

La Unión de Radioaficionados de Ourense retoma su vida normal después de la ampliación de aforos por parte del gobierno gallego y lo hacen con la firme decisión de llevar a cabo un plan de divulgación en diferentes centros escolares. José Ángel señala que “llevaremos a cabo una serie de actividades para que los niños y niñas sepan lo que es la radio y lo interesante que puede llegar a ser. Es una forma de dar a conocer nuestra afición y un medio que es interesante”. También añade que “también haremos algunas actividades por el resto de la provincia porque el 80% de los radioaficionados nos concentramos en la capital y en los alrededores”.

Con el walkie talkie en el coche o en casa, la comunicación entre ellos durante la pandemia no cesó, si no que aumentó con actividades para los más pequeños. José Ángel comenta que “durante la pandemia se promocionó la comunicación por la radio a los hijos de radioaficioandos para que se iniciasen operando en una estación de radio. Fue divertido y estuvo bien oír voces no habituales a través de las ondas, fueron voces más jóvenes que se contaban como lo estaban viviendo y que hacían durante los días del confinamiento”.

También confiesa que “nosotros tenemos algún socio que tiene hijos pequeños que dominan el inglés y eso es un plus, pero la mayoría de comunicaciones que se hicieron entre jóvenes son en castellano”.

El presidente del colectivo señala que “ser radioaficionado es una forma de vida para muchos de nosotros. Tenemos un decálogo de diez puntos en los que se especifica que lo primero es la obligación y después de la dedicación y en ese apartado está la radio. Es una filosofía de vida porque puedes contactar con otras personas de diferentes partes y ser una forma de intercambio de culturas”.

Son 80 socios que se comunican a través de las ondas por la provincia de Ourense y también con el resto de España de donde surgen conversaciones e incluso campañas solidarias para colaborar con cualquier objetivo social.

Compartir el artículo

stats