Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pagar un alquiler o...vivir en la furgoneta

En Ourense ya son 19.000 hogares los que viven en pisos de alquiler . Otros como el músico Nazareno Escalante han optado por vivir en las riberas

Nazareno Escalante al lado de la furgoneta en la que vive a orillas del Miño. | // FERNANDO CASANOVA

El contexto económico cambia los modelos sociales. En la provincia de la vaca y el minifundio, que alimentó aquella emigración cuyo fin primero era ahorrar para hacerse a la vuelta con una casa o un piso en la ciudad, hay ya 19.000 hogares que viven de alquiler, lo que supone 8.000 más que en el año 2010. De esos 19.000 hogares que no viven en casa propia, sino como inquilinos, 11.100 están en la ciudad, frente a los 6.900 hogares en pisos de alquiler que había en Ourense en 2010.

El contexto económico y los precios de la vivienda unido a la falta de oferta de promoción pública, y también al trasvase de muchas viviendas de particulares al modelo de para apartamentos vacacionales, han provocado que en las grandes ciudades gallegas escaseen las viviendas de alquiler. Así mientras en la provincia de Ourense hay 575 en el mercado de alquiler, 475 de ellas en la ciudad.

Esa vuelta a partir del mes de junio, de muchas viviendas de alquiler, a su comercialización como viviendas vacacionales, hace prever “una reducción considerable de la oferta de vivienda en alquiler a partir de septiembre, todo ello con la espada de Damocles de la nueva ley estatal de vivienda en la cual el actual ejecutivo ha espoleado la inseguridad”, indica el presidente de Fegein.

También prevé que los desahucios, que se aplicaron primero sobre compradores, penalicen ahora al mercado de alquiler afecten ahora a los inquilinos.

Por ello el presidente de Fegein propone que “los fondos de inversión con mayor cartera de inmuebles en Galicia, como principales beneficiados de las miles de ejecuciones hipotecarias practicada a precios de derribo, y acompañados de la Sareb y las entidades que han comprado o absorbido la banca rescatada, de la cual solo se han recuperado 783 millones de euros quedando de cobro 8.621 millones de euros, creen con un 50% de sus viviendas de procedencia bancaria un parque social de viviendas público en arrendamiento como amortización de sus deudas vigentes”.

“Vivo en mi furgoneta"

Con precios de alquiler que rondan los 500 euros mensuales, más altos incluso en determinados puntos del centro urbano, Nazareno Escalante, pese a tener un puesto de trabajo vive a orillas del río muy cerca de las zonas termales, en una furgoneta. “Llevo año y medio viviendo en mi furgoneta a la orilla del MIño, porque os alquileres son muy caros, y pese a que trabajo como repartidor de comida esta es una forma de ahorrar”, explica mientras se relaja cerca de O Tinteiro, al lado de su furgoneta-casa. Nazareno es argentino, y llegó hace dos años a España, su donde ya había pasado una temporada en 2007, trabaja como repartidor de comida en moto “y soy profesor de música aunque estoy homologando aún mi título aquí” afirma este argentino que llegó hace dos años a España, “pasé un tiempo en Barcelona porque tengo allí un hermano, pero decidí cambiarme porque había demasiado tráfico”. Aunque dice que a veces duerme “en una oficina” , eligió la ribera del Miño, “porque al final me pasaba el tiempo aquí, recorriendo el río”. No echa en falta que estén cerradas las termas de agua caliente “porque no llegué a usarlas, yo me baño en el río” afirma. No es el único que ha elegido este otro tipo de vida alternativa pues “hay otros dos jóvenes, una chica que está camperizando su furgoneta, y otro que es de Coruña y pasa temporadas aquí y luego se va”; cuenta. ¿Para qué alquilar un piso?

Compartir el artículo

stats