Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

URBANISMO

Un plan de choque contra la agonía del Casco Viejo proyecta rehabilitar 3.170 viviendas

El documento estratégico busca revitalizar e impulsar una zona que en los últimos ochos años perdió más de 1.500 vecinos

La 'agonía' del Casco Viejo de Ourense, a vista de dron. Fernando Casanova

Caminar por el casco histórico de Ourense es hacerlo en dos realidades. Una muy degradada y otra degradada. El corazón de la ciudad languidece por diferentes motivos y urge un plan especial para revitalizar una zona de alto interés patrimonial y de gran calado social. Los representantes municipales del Concello de Ourense se reunieron ayer en la comisión de seguimiento del nuevo Plan Especial de protección del sitio de interés histórico de las fuentes termales de As Burgas y del conjunto de interés histórico de la ciudad (PEPOU) para escuchar los avances en la redacción del proyecto y fijar una nueva reunión para el próximo mes de junio. Una cita en la que los partidos deberán aportar las propuestas al documento inicial, elaborado por los técnicos municipales, que ya está avanzado y solamente serán detalles los que queden por establecer.

El proyecto, que se inició en 2019, permitiría ser la norma urbanística clave para desarrollar e impulsar el centro de la ciudad, sin perjuicio de la aprobación ulterior del plan general de ordenación urbanística (PXOM) que están negociando los representantes municipales la margen de este plan. El PEPOU es una norma independiente que permitiría urbanizar cierto edificios como la cárcel vieja o abordar proyectos más próximos como la humanización del entorno de la Plaza de Abastos de una forma más cortoplacista, sin dilatarse por los plazos determinados por una posible aprobación de Patrimonio.

Una norma que complementa al plan especial de reforma del interior del casco histórico (PERI) y que permitiría impulsar una zona que muestra una degradación anual constante.

Avances

Los técnicos municipales fueron los que informaron a los grupos políticos representados en la Corporación de los avances realizados. Desde el PSdeG, arguyen que “la comisión debe cumplir los plazos porque en los años de mandato solamente nos reunimos tres veces”. Los avances más significativos son el ajuste de las ordenanzas ya redactadas a la Ley 1/2019 de Rehabilitación, delinear 21 de las 53 manzanas del ámbito de actuación (casi la totalidad de la zona sur) y se dio cuenta del inicio de los estudios económico-financieros y estadísticos de edificabilidad, edificios y viviendas, comerciales y usos, así como la demografía pasada y la actual.

Sobre el ámbito de actuación, desde el Concello señalan que se incluyen un total de 1.060 edificios, 3.170 viviendas y 1.345 garajes.

12

El Casco Viejo de Ourense languidece a vista de pájaro Fernando Casanova

Éxodo del centro histórico

Durante la reunión, también se abordó la agonía demográfica que vive el corazón de la ciudad de Ourense desde hace años. La oferta inmobiliaria no es atractiva para muchos sectores de la sociedad y del vecindario que está son pocos los que deciden quedarse. Según datos que manejan desde las fuentes municipales, el centro histórico pasó de tener 5.793 habitantes en el año 2012 a 4.145 durante el pasado año. Esto supone una reducción de más de 1.500 personas, sobre todo en zonas donde se desarrolla la actividad hostelera, según afirman fuentes municipales.

Precisamente, la Asociación O Cimborrio sigue manteniendo la lucha por la convivencia en la zona más neurálgica de lo que era la noche ourensana para que vecinos y hostelería puedan convivir en armonía, cumpliendo con la legalidad y la normativa vigente, así como la obediencia a la próxima ordenanza de veladores que están negociando los representantes municipales. Desde el Concello señalan que “este es un fenómeno que va a ser estudiado en detalle”.

Al final de la reunión, los técnicos municipales informaron que están redactados los pliegos de condiciones técnicas para contratar la cartografía y para la elaboración del inventario-catálogo de especies arbóreas de la zona.

Respuestas políticas

Sobre la cartografía, desde el PSdeG, insisten en que “la cartografía tiene un presupuesto fijado que es insuficiente. La partida consignada por el bipartito DO-PP para su redacción era de 240.000 euros y el coste estimado será de unos 300.000 euros”. Sonia Ogando (PP), por su parte, valoró el “encuentro de muy positivo” y calificó al proyecto “de vital importancia para el Concello”. Y añadió que “siempre hemos defendido la importancia de la rehabilitación del casco histórico y ahora haremos una oposición constructiva y útil”.

El plan especial es un documento esencial, pero desde la Administración local también ponen a disposición de los interesados las subvenciones para las áreas de regeneración y renovación urbana (ARRU) o incluso la Administración autonómica con el Plan Rexurbe para la rehabilitación de las zonas más deterioradas de los cascos históricos de las ciudades o villas.

Compartir el artículo

stats