Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seixalbo, sin barreras a golpe de pizarra

Yago López es el entrenador del Seixalbo juvenil y el primer entrenador con lesión medular de Galicia

Yago López, ayer, durante su presentación como entrenador de los juveniles del Seixalbo, rodeado de parte de sus jugadores y la directiva //. |  IÑAKI OSORIO

Yago López, ayer, durante su presentación como entrenador de los juveniles del Seixalbo, rodeado de parte de sus jugadores y la directiva //. | IÑAKI OSORIO

El nuevo entrenador del Seixalbo juvenil había sido el año pasado delegado del equipo. | // IÑAKI OSORIO

“Grazas por darme a oportunidade de adestrar e axudar no que se poida no equipo xuvenil. Igual ca min, esta oportunidade debería dárselle a calquera persoa con algunha limitación de mobilidade ou do que sexa, sempre se pode seguir adiante, dunha forma ou doutra”. Estas han sido las palabras de Yago López, el primer entrenador con lesión medular que ejerce en Galicia.

Con tan solo 20 años Yago ha cogido las riendas del Club Deportivo Seixalbo al frente del equipo juvenil, un conjunto del que ya era viejo conocido porque hace cinco años él formaba parte de la plantilla hasta que, hace tres, un accidente en una piscina lo separó del campo.

La separación fue temporal, tan pronto se le presentó la ocasión de volver no dudó en perseguir su pasión, “o fútbol encántame, un día chamoume o presidente, como xa non podía xogar, ofreceume a oportunidade de seguir vinculado ó clube como delegado e segundo adestrador, non ía decir que non a posibilidade de botar unha man no que fose”, explica López a quien el segundo puesto en seguida le supo a poco, “non podía adestrar como tal porque non tiña o curso, nin moita idea, para que non imos enganar”, se ríe.

Pero desde hace un año eso ya no es un problema, “saquei o curso a finais de xaneiro pero por todo o tema do covid inda é agora cando comezamos a adestrar”. Un papel nuevo en el que se desenvuelve con la soltura de mucha experiencia, “tiña contacto desde dentro ó ser xa o segundo adestrador, pero non é iso só, é que somos un moi bo equipo, é todo moi familiar”. Fácil que así sea, la plantilla la componen 19 futbolistas que Yago López califica de amigos, “moitos eran amigos meus xa fora do terreno de xogo e cando souperon que viña viñeron conmigo, outros coñecían a historia do club e achegáronse por ela, temos un gran ambiente”, afirma el joven míster.

El Presidente del Club, Maxi Cid, también tiene mucho que ver, le animó a continuar con su sueño durante una visita al Chuac de A Coruña después del accidente y asegura que Yago López no es solo un ejemplo en el ámbito futbolístico sino, “de superación”.

Cid y López también comparten, además de una pasión, una petición que arrastran de hace años, “xogamos nun campo de terra e ese é un motivo polo que non ven máis xente, necesitamos que se renove a grada, os vestiarios...pero xa nos conformamos con que se cambie a un de herba artificial, non somos un equipo de menos”, denuncia Yago López. Unas palabras que ratificó el presidente de la Federación Gallega de Fútbol, Rafael Louzán, quién ayer se desplazó hasta la parroquia de Seixalbo para la presentación de este entrenador y se comprometió a que, cuando el Ayuntamiento de Ourense apruebe la financiación, la Federación saque adelante el proyecto.

Pasión por enseñar

Si se tuviese que quedar con un entrenador López elegiría a Zidane o a Mourinho, “pola súa filosofía”, afirma para después reconocer que, un poco también porque, “sí, son do Madrid”. Pero para filosofía de equipo, la suya con el Seixalbo juvenil, “noutro club habería xogadores que non estarían por floxos, unha cousa que non é así para min, un adestrador ten que saber traballar cos seus xogadores teñan o nivel que teñan, o fútbol é diversión non competir por competir”.

Fuera del campo Yago López continúa con su segunda pasión, enseñar, “encantáme o fútbol e tamén me encantan os nenos, asi que estou estudando educación primaria, creo que adestrar no campo e ensinar ós cativos teñen moito en común e en ambas disfruto”.

Arquímedes necesitaba una palanca y un punto de apoyo para mover el mundo, a Yago López le basta una pizarra.

Compartir el artículo

stats