Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“La Xunta finiquita nuestro modelo termal al no poder abrir el 80% de las pozas”, afirma Jácome

El alcalde asegura que la ley gallega de uso lúdico de aguas termales obliga a renovar la misma cada 4 horas y que en ese tiempo solo se pueden llenar dos de las doce pozas | El PP lo niega y tacha de “imprudente” al regidor

Termas de A Chavasqueira, cerradas desde marzo de 2020.

Termas de A Chavasqueira, cerradas desde marzo de 2020. Iñaki Osorio

El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome ha abierto ayer otra nueva vía de agua en sus ya difíciles relaciones con la Xunta de Galicia, a la que acusa de haber “finiquitado el modelo de termalismo de Ourense”, principal atractivo turístico de la ciudad, con la nueva ley de usos lúdicos de las aguas termales de Galicia, que impedirán señala “abrir el 80% de las pozas termales” de uso público y gratuito ubicadas en las riberas del Miño, su principal reclamo.

Las declaraciones del alcalde se producían ayer, penas un día después de la reunión mantenida entre el regidor, técnicos municipales y de la Xunta y el delegado territorial del Gobierno gallego en Ourense, Gabriel Alén. Jácome asegura que la propuesta que hace la Xunta en el caso de las termas de Outariz y A Chavasqueira implica la renovación del agua de las mismas cada cuatro horas.

Según el alcalde, “no hay caudal termal suficiente para poder renovar el agua de las 12 pozas que se reparten entre estas instalaciones de la ciudad, por lo que cargan el 80% de nuestra oferta termal pues solo podría abrir una poza en Outariz y otra en A Chavasqueira” aseguró el regidor” y además dadas las restricciones de aforo, solo podrán estar una media de 8 a 10 bañistas cada poza, lo cual es inasumible afirmó como oferta termal.

Termas de Muiño, la ilegal

El caso de Termas do Muiño, una de las más demandadas por los amantes de la oferta más natural, la situación es aún más insólita pues el Concello no tramitó la declaración de aguas termales de las mismas, algo que, según fuentes del PP el Concello debería de haber solicitado ya desde hace un año cuando entró en vigor esa ley de usos lúdicos de las aguas termales que fue en febrero de 2020. e Esto supone que Termas do Muíño no tiene categoría como tal de zona termal, solo puede ser una zona de baño, es decir que se alimente con agua del río, no con agua termal ni siquiera de la traída que está clorada.

Otra locura que muestra el caos del termalismo ourensano según Jácome. Si el Concello inicia ahora los trámites de declaración de Termas de O Muíño sopesa que tardarían unos dos años en concederlo, tiempo en el que deberán estar cerradas.

La obra solución, es convertir Termas do Muiño en zona de baño, como es la Playa de la Antena, supondría bombear agua del Miño “y no creo que la Confederación Miño- Sil nos de permiso para instalar una estación de bombeo en las riberas” , barajó el alcalde. El PP local y en su caso Flora Moure afirmó al respecto que el alcalde solo pone excusas, en lugar de hacer las obras de adaptación, y abrir las termas cuanto antes

Por lo que respecta a la Piscina Termal de As Burgas, ahí si se aplica la normativa gallega de piscinas, el agua ya estaba siendo clorada, y ya tenía socorrista antes de su cierre en marzo de 2020 por la pandemia. La obra realizar podría estar en Navidad, según el alcalde y solo afecta al momento en el que debe aplicarse el cloro en la instalación.

“El alcalde es un imprudente”

Si bien el Gobierno gallego no ha querido dar opinión alguna sobre las alarmantes declaraciones del alcalde, algunas personas participantes en la pasada reunión entre Xunta y Concello del miércoles, afirman que la propuesta que llevaron los técnicos del Concello a esa reunión hablaba también de la renovación del agua como método de desinfección, en lugar del cloro que puede afectar a la composición y propiedades del agua, y que el tiempo que calculaban y caudal par poder colmatar el llenado de las 12 pozas era muy similar al que exige la Xunta. No entienden por tanto la rueda de prensa ofrecida horas después por el alcalde para crear ese estado de alarma “innecesario y falso”, aseguran.

La portavoz del grupo municipal del PP, Flora Moure si fue más explícita ayer al calificar de “imprudente·” al alcalde por sus declaraciones cuando “sabía que existía esa ley desde febrero de 2020 y no hizo ninguna alegación entonces”. La concejal, contundente, se pregunta “¿cómo se atreve a criticar una ley con este valor añadido cuando lo que pretende es garantizar la salud pública de los establecimientos termales?” y le pide que empiece aplicar las medidas para abrirlas ya.

“Jaque mate al turismo”

Por su parte el PSOE de Ourense que Jácome viene de “dar el carpetazo definitivo” al termalismo de la ciudad después de que el regidor anunciara que Ourense perderá el 80% de su oferta termal con la nueva ley autonómica de aprovechamiento lúdico de estas aguas, un cambio legislativo “perpetrado por el Partido Popular de espaldas a la ciudad” para “ fulminar” la oferta pública termal.

Critican “la nula implicación de Jácome en la defensa del potencial termal de Ourense para evitar que “sus socios del bigobierno”” habían llevado a cabo a aprobación de una norma “claramente lesiva” que hace “jaque mate” al turismo termal en pleno Xacobeo y en la antesala de la llegada del AVE a la ciudad.

Por su parte desde el grupo del BNG en el Concello advertían ayer de que el proyecto del Ejecutivo del PP “añade incertidumbres y podría desvirtuar el mapa termal y la idiosincrasia que el termalismo gallego tiene desarrollado con gran esfuerzo social, público y privado” señaló partiendo de un modelo termal local peculiar en su género.

Baltar pide "tranquilidad"

El alcalde de Ourense señalaba ayer que iba a consultar con la asociación de ciudades termales, si esta normativa que se aplica a modelos peculiares de termalismo como el de Ourense, era especialmente lesivo y sin precedentes en otros países. El presidente de la Diputación Manuel Baltar le recordó que “el presidente de la Asociación de Ciudades Termales soy yo”, y como tal pidió “tranquilidad”, pues la Xunta afirma, “solo está dando amparo legal y protección” a las termas de Ourense y trabajando por uno de los grandes ejes de desarrollo de la provincia, que es el termalismo y para que tengan la estabilidad, continuidad y amparo legal y técnico que corresponde”. No existen señaló “otras restricciones diferentes a las de otras ciudades termales” y lo que hay desde el Gobierno de la Xunta es “protección” como consecuencia “de ese Plan Termal de Ourense que pusimos en marcha conjuntamente y que ya tiene más del 80% de sus proyectos en ejecución” sentenció Manuel Baltar.

Compartir el artículo

stats