Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia destruyó 834 empleos y más de 3.600 trabajadores continúan en ERTE

El paro descendió en marzo respecto a febrero pero sigue casi cinco puntos por encima del registrado hace un año

La hostelería ha sido uno de los sectores más afectados por las restricciones. |   // IÑAKI OSORIO

La hostelería ha sido uno de los sectores más afectados por las restricciones. | // IÑAKI OSORIO

La primavera ha traído a Ourense menos paro y una mayor contratación. La reactivación económica tras las duras restricciones provocadas por la tercera ola del COVID-19 se acompaña de buenos datos en el mercado de trabajo de la provincia, pero solo si se compara con el mes de febrero ya que la pandemia sigue pasando factura al empleo.

Un año después de la declaración del estado de alarma los indicadores laborales reflejan un claro empeoramiento del escenario: 834 empleos destruidos y 943 parados más que en marzo de 2020. Y aunque el dato ha mejorado respecto a febrero, todavía hay 3.631 trabajadores afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Hace un año había en Ourense 14.124 personas en ERTE, por lo que, a día de hoy, la cifra se ha reducido un 79,5%.

Marzo cerró con 20.265 desempleados en la provincia, 231 menos que el mes anterior, lo que supone una caída del 1,1%. Un dato positivo que arroja luz en medio de la crisis del empleo provocada por la pandemia pero que todavía proyecta sombras si se analiza con la perspectiva interanual. Abril arranca con 943 parados más que hace un año, un 4,9% por encima del dato de 2020, y una caída en las afiliaciones a la Seguridad Social del 0,8%. Hay ahora 834 cotizantes menos que hace un año, aunque el dato también es positivo en relación a febrero: 426 afiliados más y un total de 100.516 en la provincia.

Los datos del desempleo siguen revelando una importante brecha de género. De los más de veinte mil parados en Ourense, 11.553 son mujeres y 8.712 hombres.

Por sectores

Todos los sectores, excepto la industria, mejoraron en este último mes de reactivación tras la tercera ola de la pandemia. La agricultura restó 13 y se queda con 1.023 personas buscando empleo en esta actividad; la construcción también retrocede, con 30 personas que se descuelgan de la lista del paro, mientras otras 1.479 siguen esperando un puesto de trabajo en este sector. Los servicios, en los que se integran el comercio y la hostelería, experimentan una mayor caída del paro, con 216 desempleados menos a cierre de marzo, y un total de 13.697 inscritos. La industria es la única actividad que se resiente en marzo en relación al mes de febrero al registrar 28 parados más y un total de 2.269 anotados en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal, SEPE.

Contratos

La relajación de las medidas restrictivas adoptadas para frenar la tercera ola también ha tenido efectos en la contratación durante el mes de marzo. Se firmaron 5.049 y casi el 70% corresponden al sector servicios. El dato aquí mejora tanto en la comparativa mensual como en la interanual. Respecto a febrero, la contratación creció un 24%, con 981 firmas más, y en relación al mes en el que la pandemia irrumpió en España, un 15,2%, lo que implica 668 contratos más.

La temporalidad sigue siendo la tónica habitual. De los más de cinco mil contratos firmados en marzo, solo 783 tienen carácter indefinido. En conjunto, el 87,6% de los contratos en la provincia son temporales. El sector servicios concentra gran parte de la contratación. En marzo se firmaron en esta actividad 3.445 acuerdos, 1.100 en la industria, 278 en la construcción y 226 en agricultura.

Prestaciones

Esta crisis laboral tiene un importante efecto económico en el colectivo de desempleados. El 63% de los parados en Ourense no percibe ninguna prestación a final de mes. Solo 12.786 de los 20.265 perciben alguna de las cuantías reconocidas por el SEPE. 6.236 son beneficiarios de la prestación contributiva, 5.724 cobran el subsidio y 826 la renta activa de inserción.

Comisiones Obreras sostiene que estos datos constatan la “minoración” de la actividad económica y urge un un plan de reconstrucción “específico y de choque” para la provincia. UGT apuesta por mantener los ERTE “mientras el empleo lo requiera” y acelerar la vacunación.

La CEO urge adaptar los planes de formación a las nuevas necesidades del mercado laboral


La Confederación Empresarial de Ourense, CEO, señala que la situación “sigue siendo difícil”, especialmente para los sectores que han sufrido las últimas restricciones, y pronostica que la recuperación “no empezará hasta entrado el segundo semestre de este año, pues también dependemos de una campaña de vacunación que va lenta y acumula retrasos”.

Asimismo, la entidad empresarial considera “imprescindible” extender los ERTE “hasta que sea necesario” para garantizar la reincorporación al mercado laboral de los trabajadores protegidos por estos expedientes.

Lo mismo con la inmunización: “Es imprescindible acelerar el ritmo de vacunación al máximo posible, para generar tranquilidad entre la población, fomentar más movilidad, el turismo y el consumo, y propiciar con ello una reactivación de la economía en general, sobre todo de cara a la campaña estival y al potencial que aquí tenemos con el Xacobeo 2021”, señala la CEO.

La entidad apuesta también por adaptar los planes de formación a las nuevas necesidades del mercado laboral “y al cada vez más vertiginoso cambio del sector empresarial, sus procesos productivos y formas nuevas de trabajar”. Los empresarios ourensanos destacan que la pandemia “ha acelerado la revolución tecnológica a ritmos impensables hace un año, lo que ha provocado una brecha digital y un desajuste entre las necesidades que están surgiendo en las empresas y la oferta formativa o la preparación de los trabajadores”. Tanto en una FP o Universidad como en la formación continua y ocupacional, dice la CEO, “hay que ajustar la oferta formativa a estos cambios y a la demanda y necesidades de las empresas”.

Compartir el artículo

stats