Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El COVID obliga a reducir gastos y la producción de leche en la Granja O Rexo

Explotación de ovejas de O Rexo. |   // FDV

Explotación de ovejas de O Rexo. | // FDV

Nada se escapa de los daños colaterales del COVID. Ese es el caso de la única explotación de ovejas de leche en Galicia, la Granja de O Rexo en Allariz, que no logró vender todos los quesos elaborados en 2020 y este año proyecta una producción menor de leche y reducir gastos de personal. Se retrasaron intencionadamente los partos y se alimentará a los corderos con lactancia materna y no en polvo como se venía haciendo. Todas estas medidas son de cara a afrontar unas previsiones inciertas debido a la pandemia.

En la pasada campaña la Granja de O Rexo obtuvo 31.000 litros de leche que dieron para elaborar unos 7.000 quesos de los que solo se vendieron 5.000 aproximadamente, cuando cada año se despachaban todos. A estas alturas solo quedaban alrededor de 200. Pero lo más curioso del año pasado es que “fue un récord de ventas en verano, desde el 15 de julio al 15 de septiembre”, apunta el coordinador de la explotación Carlos Estévez, que señala que incluso diciembre fue un buen mes, y todo ello “fue lo que salvó el año”. En verano Allariz atrae a muchos turistas, y en Navidades se deduce que al no poderse organizar las comidas de empresa se optó por regalar canastas en las que no faltó el exquisito queso de O Rexo.

Aún así, con unos 2.000 sin vender almacenados, este año se optó por reducir la producción de leche. Para ello se gestionó un retraso en los partos de las hembras y que los corderos se alimenten de las madres y no de nodrizas automáticas lo cual sale más caro al tener que comprar la leche en polvo. De esta manera no se ordeñará toda la leche para los quesos como era lo habitual, y no será necesario contratar personal de refuerzo para dar biberones. Apunta Estévez que “no se produce tanto pero no se pierde tanto”.

Señala que éste será un año “atípico” debido al COVID, precisamente cuando “en los dos últimos años teníamos récord de producción que antes no se conseguía”. Y es que 2019 y 2020 superaron los 30 litros de leche. Ello se debe especialmente a que “tenemos un rebaño, bueno, renovado”.

El retraso en los partos también conlleva como positivo el poder aprovechar los pastos de primavera y reducir los costes.

Las ferias especializadas (la de Arzúa, Monforte de Lemos, .....), así como la hostelería, son indispensables para dar salida a los quesos de O Rexo pero la pandemia está afectando seriamente estas actividades, por lo que ante el actual panorama de continuidad de la misma, esta granja de Allariz toma medidas para evitar tener excedentes.

Compartir el artículo

stats