Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Unas Navidades telemáticas?

El Gobierno prepara un borrador para la época navideña con reuniones de hasta un máximo de seis personas para cenar, mientras que el Colegio de Médicos las desaconseja

Acto navideño en la rúa do Paseo. | // IÑAKI OSORIO

La segunda ola de la pandemia deja una fina línea entre los intereses económicos y políticos y la salud de la sociedad. El gobierno prepara un borrador de un protocolo para las cenas navideñas. Un acto privado regulado por el gobierno, con el consenso unánime del Consejo Territorial del Sistema Nacional de Salud que conocerá hoy la propuesta oficial que el gobierno pretende llevar a cabo. Pero las libertades más salientables están estipuladas en que se limite la participación a los miembros que pertenezcan al mismo grupo de convivencia y en el caso de que haya algún miembro externo no conviviente habitual, las reuniones serán de hasta un máximo de 6 personas y se debe garantizar las medidas de prevención independientemente de si son familiares o no”. Esta es la principal novedad de un borrador que discrepa total y radicalmente con la carta abierta del Colegio de Médicos de Ourense que entienden que “no debería realizarse este año las comidas y las cenas de no convivientes para frenar los posibles repuntes en enero y en febrero antes del inicio antes del inicio y puesta en marcha de la vacunación”. ¿Unas vacaciones telemáticas? La pregunta no es baladí ante la crisis sanitaria que está viviendo la provincia y desde la formación colegial advierten que “por mucho que mejoren las cifras de contagios y hospitalizados en los días y semanas anteriores, el virus seguirá entre nosotros y debemos evitar un nuevo repunte de casos”.

Discrepancias existenciales sobre una de las épocas más importantes no solo para la sociedad por los vínculos familiares sino también para la economía de un país que se marchitó en primavera y germinó en verano para estancarse durante el otoño con medidas restrictivas, sobre todo en la provincia de Ourense y en la capital donde lleva más de dos meses.

Además de las reuniones el gobierno prevé mantener el confinamiento nocturno, no pudiendo salir a la calle en el horario que establezca cada comunidad. Las fiestas de navidades tendrán que ser en casa, nada de salir a la calle, pero, ¿y si se juntan varios en una casa? Las conductas inadecuadas se están viendo en grupos de edad que, a pesar de ser cuantificadas de forma mínima, estigmatizan a todo el colectivo universitario y adolescente. Precisamente, Ourense incrementa su población en Navidades hasta casi triplicar la que tiene durante el año y la vuelta de universitarios, trabajadores o emigrantes hace presagiar que enero pueda suponer el impulso de otra bomba vírica que se instale en la provincia, a las puertas de la programación de vacunación, pero también a las puertas de un Entroido que puede ser tan atípico como una navidad a través de una webcam.

Desde la formación colegial señalan que “merece la pena modificar este año nuestro modelo habitual de Navidad sin poner en peligro la propia salud, la de los seres más queridos y la de nuestros conciudadanos”. En el borrador estatal se estipula la no celebración de las cabalgatas para evitar eventos multitudinarios y aglomeraciones. En Ourense, mejor para los renos que el año pasado ya sufrieron en sus carnes con los arnés y con el estrés.

Salud y economía se retroalimentan con el sentimiento de la Navidad por delante y el gobierno prepara un borrador para convalidar la prevención de la salud con la estimulación de una economía que va a caer en cifras históricas. Como siempre, responsabilidad individual es el alegato de las autoridades. Pero si ellas mismas dicen que se pueden reunir hasta seis personas, ¿por qué no hacerlo? También hay la opción, de posponerlas y así estar toda la familia para el año que viene.

Compartir el artículo

stats