Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jácome dice que los mupis “distraen y contaminan” y no renovará el contrato municipal

La empresa que gestionaba la concesión de estos 125 puntos y pantallas publicitarias abonaba 150.000 euros al año al Concello

Dos de los mupis, entre ellos estos volantes, que va a eliminar el concello. | // IÑAKI OSORIO

Los MUPI (Mobiliario Urbano como Punto de Información) “distraen al conductor y contaminan”, además de quitar visibilidad al entorno urbano según el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, quien anunció que una vez rematado el contrato, no volverá a licitar este servicio, y prevé deshacerse de los 120 mupi fijos y las pantallas publicitarias del entorno urbano porque considera que quitan visibilidad y molestan a su paso.

Extinguida la concesión, que el Ayuntamiento no renovará, en las próximas semanas se procederá a la retirada física de estos elementos, dejando únicamente en servicio los expositores que proporcionan la hora y la temperatura.

“Ourense va a ser la primera ciudad mupi free de España”, afirma el regidor, en relación a esta concesión que aportaba al Concello unos 150.000 euros de canon anual. El contrato, que nació con polémica, por la denuncia entre empresas candidatas, era uno de los primeros objetivos a eliminar de entonces edil de oposición Gonzalo Jácome. Insiste ahora como alcalde en que aunque el Concello deje de cobrar los 150.000 euros al año por canon, compensa su supresión. “La empresa concesionaria era foránea, con lo cual la tarta publicitaria beneficiará ahora a las empresas locales, principalmente prensa y radio”, advierte.

El Concello de Ourense dio por finalizada la concesión de las más de 120 piezas que se encuentran instaladas en las calles, parques y plazas de la ciudad el pasado sábado, 21 de noviembre, finalizaba la concesión otorgada en 2016 a

Gonzalo Jácome explica que las piezas de publicidad en papel y pantallas digitales producían una “gran barrera arquitectónica”, ya que impiden disfrutar del espacio público de la ciudad, no solo lo que ocupan físicamente, sino también lo de su entorno: obligan a las personas que caminan por la calle a tener que rodearlos y desviarse de sus itinerarios. También producen “contaminación visual, ya que obstaculizan la visión de los escaparates de los comercios”, además del feísmo al encontrarse en calles, parques y zonas verdes cuya estética deterioraban”.

En el caso de las pantallas digitales, ocasionaban también “peligros de seguridad viaria, ya que podían distraer la atención de los conductores”, insiste.

“Ese mobiliario es del Concello y tiene valor; ¿por qué tirarlo?”

El pliego del contrato firmado en 2016 por el Concello de Ourense con la empresa PM Trans Europe S.L., adjudicataria de este servicio, daba la posibilidad de prorrogar en dos años más esta concesión, que finalmente el gobierno actual ha decidió no ampliar. Pero también deja claro que al remate de la adjudicación todo este costoso mobiliario sería propiedad del ayuntamiento y por lo tanto algunos técnicos del Concello y funcionarios consultados o están de acuerdo con que se desmantelen todos los mupi, primero porque muchos de ellos, anclados en las aceras llevan incorporado compartimentos para la recogida de los distintos tipos de pilas y porque se les puede dar otro uso alternativo, opinan. “Este mobiliario es ahora propiedad del ayuntamiento como explican los pliegos y e un mobiliario caro, ¿por qué tirarlo y no darle otro uso?”, indicaba ayer un funcionario del Concello. Incluso consideran que tanto las pantallas en momentos s claves, como los mupi, pueden tener otro uso informativo ara difundir programaciones o actividades del Concello y además suprimir esos depósitos anexos para pilas usadas, complicará al ciudadano la correcta eliminación de estos residuos.

Compartir el artículo

stats