Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comienzan las obras de demolición de la actual estación de autobuses, en O Pino

Los trabajos empezaron con la retirada de material del interior | Dos marquesinas funcionarán como parada provisional mientras no se traslade la actividad a la intermodal

La maquinaria ha empezado ya los trabajos previos. |   // IÑAKI OSORIO

La maquinaria ha empezado ya los trabajos previos. | // IÑAKI OSORIO

Las máquinas han empezado a trabajar en la actual estación de autobuses de la ciudad, que será demolida para dejar paso a la construcción de una residencia de mayores. Esta obra se ejecutará al mismo tiempo que se construye la nueva terminal en la intermodal del barrio de A Ponte, cuyos trabajos, afirma la Xunta, “avanzan a buen ritmo”.

Por ahora han comenzado los trabajos previos, que consisten en la retirada del material del interior. Durante los próximos días, los operarios se dedicarán a desmontar el mobiliario, carpinterías, elementos de fontanería, instalación eléctrica y resto de instalaciones. La inversión, ejecutada por la Consellería de Infraestructuras, supera los 523.000 euros, e incluye la instalación de dos marquesinas que funcionarán como parada provisional mientras la actividad no sea trasladada a la nueva estación en A Ponte. Esta infraestructura temporal se colocará este mismo jueves, avanzan desde Infraestructuras.

La actual estación de autobuses fue construida hace más de 30 años. Tras valorar las condiciones que presenta el edifico “y teniendo en cuenta el coste que supondría su adecuación a otro uso, así como la inconveniencia de dejar un edificio de estas dimensiones desocupado en una zona urbana”, la Xunta decidió redactar un proyecto de demolición.

Una vez concluyan los trabajos previos en el interior del inmueble las obras continuarán con la demolición de tabiques, pavimentos y revestimientos. A continuación, cuando queden completamente vacías la planta baja y el primer piso, se procederá a la demolición y desmonte de las cubiertas superiores.

Desde Infraestructuras recalcan que no será necesarias voladuras ni microvoladuras para esta intervención, que se realizará con retroescavadoras y grúas móviles con acoples especiales de derribo. Una vez finalizada la demolición del edifico, se procederá al acondicionamiento de la parcela y gestión de los residuos generados.

En el espacio resultante se construirá una residencia de mayores. La presentación de este proyecto, que asumirá la Fundación Amancio Ortega, se presentó a los vecinos el pasado mes de enero. Inicialmente contará con 120 plazas públicas y generará 110 empleos.

Compartir el artículo

stats