Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La música clásica inunda las calles de Ourense con veinte conciertos de piano

El Piano Meeting 2019 congregó a pianistas nacionales e internacionales -Andrés Suárez y Guadi Galego pusieron fin a la jornada con un concierto en la Praza Maior

El pianista barcelonés Víctor Braojos interpretando piezas de Beethoven en la Praza Maior. // Carlos Peteiro

El pianista barcelonés Víctor Braojos interpretando piezas de Beethoven en la Praza Maior. // Carlos Peteiro

El Piano Meeting 2019 celebró ayer su tercera edición en la capital ourensana. Veinte pianistas procedentes del ámbito nacional e internacional fueron seleccionados para participar en este evento musical.

A lo largo de toda la jornada se interpretaron piezas clásicas de compositores como Beethoven o Chaikovski.Además, se realizaron talleres para enseñar a tocar el instrumento y espacios de uso libre. Los pianos se situaron en la Praza Maior, en As Burgas, en el Xardín do Posío y en el Parque de San Lázaro, para llegar a un mayor número de población. "Al día siguiente del concierto final del Piano Meeting 2018, ya empezamos a organizar la edición de este año, con lo que llevamos un año preparando todo", comentó el pianista y organizador del evento, Javier Otero.

6

Ourense suena a piano

Todos los participantes tuvieron que enviar un video de diez minutos en el que se les viera tocando el piano. Después, de los veinte que tocaron en la capital, diez se eligieron por un jurado profesional y los otros diez, a través del voto del público mediante una plataforma digital. "Cuando acaban las clases del conservatorio, nos avisan de que pueden tocar en este evento y mi hijo dijo que sí, mandamos un video y lo seleccionaron", declaró la madre de Gabriel Álvarez, niño de diez años que interpretó varias piezas en el Parque de San Lázaro.

"Es una buena iniciativa poner pianos en la calle para que los pueda disfrutar todo el mundo, ya seamos profesionales o amateurs, creo que es una buena iniciativa y muy contento la verdad de estar aquí tocando", expresó Víctor Braojos, pianista barcelonés que interpretó piezas de Beethoven en la Praza Maior, para conmemorar el 250 aniversario del nacimiento del compositor alemán. "Me parece una oportunidad maravillosa en una ciudad como Ourense, una ciudad con mucha historia, muy bonita. Es una oportunidad increíble para nosotros para las personas que hemos sido seleccionadas, pero también para la gente de la ciudad. Acceder a conciertos al aire libre de música de todo tipo es una oportunidad maravillosa para todos", dijo Gema Arias, pianista coruñesa que estudia en Bruselas.

Los artistas que entraban dentro de concurso optaban a los dos premios que concedía el certamen. El ganador del primer premio fue Álvaro Mur, a quien le entregaron una cuantía de 1.000 euros. El segundo premiado fue José Songel, a quien lo premiaron con 500 euros. "El primer y el segundo premio fueron elegidos por un jurado profesional", dijo Javier Otero.

En la pasada edición más de 2.000 personas disfrutaron del concierto final. En esta tercera convocatoria, Andrés Suárez y Guadi Galego pusieron el broche de oro en la Praza Maior congregando a cientos de amantes de la música en directo.

Nuevas generaciones

Muchos de los espectadores que se acercaron a las zonas en las que estaban instalados los pianos fueron la mayoría niños y niñas. Los menores se acercaron a las zonas de uso libre y a los talleres para iniciarse en la práctica musical. Padres y abuelos disfrutaron viendo tocar a los pequeños de la casa delante de tantas personas. Además, los encargados de la organización les enseñaban el funcionamiento del piano por dentro.

"Venimos de Ferrol, mi hija lleva desde los tres años tocando el piano y este curso entró en el conservatorio con ocho años. Desde pequeña veía cualquier piano y se acercaba a tocarlo", declaró Paula, madre de una niña que disfrutó de uno de los talleres ofrecidos en el Parque de San Lázaro. "Yo voy al conservatorio desde los ocho años y este curso inicio mi tercer año en piano. Al tocar aquí en el Parque de San Lázaro me sentí bien, sin muchos nervios", comentó Gabriel Álvarez, un niño de diez años que fue seleccionado para tocar en esta tercera edición.

Compartir el artículo

stats