Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alfombra de la Virgen del Portal cambia el mirto por la tulla

La planta que se utiliza tradicionalmente sufre una peste

Voluntarias deshojando las tullas. // A.F.

Voluntarias deshojando las tullas. // A.F.

La peste del mirto ha obligado a la Asociación de Mulleres Rurais de Ribadavia a recurrir a la tulla para la elaboración de la alfombra floral para la procesión de la santa patrona de O Ribeiro, la Virgen del Portal, el día 8. Es la primera vez que cambian el verde del mirto que siempre fue el protagonista por esta otra planta debido a la presencia de muchos bichos y muchas ramas secas.

Ya el año pasado la asociación detectó esta peste que hizo que necesitaran más cantidad debido a lo que se desperdiciaba, pero este año la enfermedad es más acuciante por lo que optaron por la tulla para decorar una alfombra que oscila desde hace años entre 34 y 36 metros.

Otro problema que cada vez se hace más patente es lo costoso de las flores. Afortunadamente, los curas de Ribadavia desde hace unos tres años ofician días antes, en este caso hoy a las 20.00 horas, una misa que denominan "misa de las mamás", a las que piden llevar, preferiblemente, claveles por los hijos que tienen. Con las flores que recaudan de esta iniciativa, además de las que compra la asociación, se hace la alfombra, que también lleva otros materiales como posos de café que aportan los bares, viruta que compran, y sal que se la regalan. También colabora el Concello de Ribadavia para buscar las tullas, y el que hace la ofrenda, con dinero, siendo este año el de Melón.

Pero algo muy importante, explica la presidenta de la asociación, María Martínez, es la colaboración de las personas que cada año ayudan a deshojar las flores. Este año acuden unas 20 desde el día 27 de agosto, en horario de 16.00 a 20.00 horas. Empiezan deshojando el verde y los pétalos los dejan para la tarde del día anterior a la procesión, cuando por la noche elaboran la alfombra.

Compartir el artículo

stats