Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El anticipo de las rebajas nubla la campaña de verano en el comercio local

El verano que no llega y el lanzamiento de descuentos en las grandes firmas obliga a los pequeños a repensar su calendario

Algunos establecimientos de moda ofertan ya importantes descuentos. // Iñaki Osorio

Algunos establecimientos de moda ofertan ya importantes descuentos. // Iñaki Osorio

La cuesta arriba persiste para el comercio local desde que se implantó la liberalización de los horarios. Las rebajas de verano, que históricamente empezaban el 1 de julio, se han adelantado en algunos establecimientos y el reclamo de estos primeros descuentos entre los potenciales compradores preocupa a los comerciantes, cansados ya de denunciar el escaso margen que tienen para competir con los grandes de la moda y el calzado.

Tiendas como Springfield, Cortefiel o Woman'secret han iniciado ya las rebajas de verano con descuentos del 50 y el 70%. Otras firmas como Bimba y Lola han colgado el cartel en su escaparate mientras otras atraen a los posibles compradores con el reclamo de "special prices" y descuentos del 30% para artículos seleccionados como es el caso de Massimo Dutti o del 40% en Roberto Verino, ventas privadas para clientes fidelizados en tiendas como El Ganso o promociones especiales para la colección primavera-verano 2019, en el caso de Adolfo Domínguez, con descuentos del 40% en algunos artículos que preceden al inicio hoy de las rebajas.

Desde la Federación Provincial de Comercio admiten la preocupación del sector por el adelanto de las rebajas en las grandes firmas y áreas comerciales que obligan a los pequeños comerciantes a repensar el calendario habitual. "Es cuestión de días que empiecen a sumarse para no quedarse descolgados y poder dar salida al stock", señala la presidenta de la federación, Beatriz Gómez. Señala que a la dificultad de competir con los grandes se suma que esta campaña afronta también el "problema" de la climatología, con un verano que no acaba de llegar. "El comerciante quiere sacar el estocaje y está frenando al máximo el inicio de las rebajas porque aunque se vendió mucho para ceremonias, prácticamente tiene todo el stock; pero si los grandes empiezan a sacar las rebajas se van a tener que sumar", explica.

El anticipo de las rebajas, apunta Beatriz Gómez, conlleva un importante perjuicio económico para los pequeños comerciantes que adquirieron la campaña con una previsión de beneficios "que no van a entrar porque van a tener que descontar más de lo que correspondía". De ahí la preocupación y el deseo de que arranque el buen tiempo para que anime las compras.

Beatriz Gómez señala que el sector mantiene la esperanza de que el nuevo Gobierno ponga en marcha la mesa de negociación para recuperar la regulación de los horarios comerciales y aprobar una ley de protección del pequeño comercio. En el ámbito local, anuncia que pedirá una reunión con el nuevo alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, para conocer sus propuestas para el comercio local: "Siendo él comerciante, esperamos que nos apoye", señala.

Compartir el artículo

stats