Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María Mella opinador

La agricultura de los oasis

A Miguel Larburu, una vida de entrega en el desierto

Siento una especial inclinación por la vida en el desierto. Su inmensidad, su sobriedad, sus enormes horizontes y sus cielos nocturnos estrellados me cautivan. Hablaré hoy del desierto de Mauritania con la ilusión de que más pronto que tarde sea visitado por personas que disfrutan de la contemplación de sus sensacionales bellezas y, por qué no, del sonido sosegado del silencio, tan necesario en los tiempos actuales.

Centraré mi atención en uno de los aspectos de esos ricos océanos de arena: la vida económica de sus oasis y, más concretamente, de su agricultura, en una zona árida de Mauritania, El Adrar.

El Adrar es una vasta entidad ecológica en donde predomina el sistema de los oasis. Por supuesto, no hay prácticamente tierras arables, si bien se producen dátiles, legumbres y frutas. El Adrar posee 5.673 Has de superficie ocupada por los oasis (29% del total del país) y 8.884 explotaciones agrarias (33% del total). Se trata, por lo tanto, de explotaciones familiares de pequeño tamaño. En efecto, la dimensión media de los oasis de El Adrar es reducida (76 Ha), aunque sea superior a la media del conjunto de los oasis del país (56 Ha). Además, el número de oasis ha aumentado en los últimos decenios. En 1984 se contaban en El Adrar 31 oasis y en 2016 se cifraban en 75; es decir, su número, en ese periodo de tiempo, se ha multiplicado por casi dos veces y media.

"Un elemento fundamental de la cultura de los oasis es el relativo a los palmerales. Son sus auténticos pulmones"

decoration

En esas condiciones, las necesidades de arroz, trigo, legumbres secas, aceites... son evidentes. Son condiciones propias de una situación de inseguridad alimentaria, que afecta masivamente a sus habitantes. Los grupos más vulnerables son las mujeres, los niños menores de 5 años, los jóvenes, los mayores y los parados.

La coyuntura actual, derivada de la conflictividad provocada por la guerra en Ucrania, conlleva una escasez alimentaria con subidas brutales de precios, que repercuten muy negativamente sobre los importadores de alimentos, entre los que se encuentran el conjunto de la población y, muy en particular, los habitantes de los oasis.

Un elemento fundamental de la cultura de los oasis es el relativo a los palmerales. Son sus auténticos pulmones, generadores de agua y riego, y fuentes de cultivo. Los palmerales crean una tierra fértil para diversas producciones, que incluyen tanto hortalizas como frutas para el consumo humano. Asimismo, son lugares de descanso, brindan sombras refrescantes y proporcionan una gran belleza paisajística. Por tanto, los retos de los oasis son proteger su base natural para luchar contra la desertificación, valorizar el “saber-hacer” de sus poblaciones y adaptarse al cambio climático.

"Los retos de los oasis son proteger su base natural para luchar contra la desertificación"

decoration

El logro de dichos retos podría conseguirse por un desarrollo agrario respetuoso con el medio ambiente. Ello implica la gestión eficiente del agua para no perder una gota del líquido elemento; controlando las escorrentías, los derramamientos y la evaporación. Y, al mismo tiempo, es necesaria la reutilización de los residuos vegetales y los excrementos de los animales, la plantación de árboles en las parcelas cultivadas, la reducción al máximo de los pesticidas químicos y el control de los insectos destructores.

En fin, téngase en cuenta que estas propuestas deberían enmarcarse en el imponente proyecto de La Gran Muralla Verde del Sahara y del Sahel (de 8.000 kilómetros de longitud y 15 kilómetros de ancho), liderado por la Unión Africana, para crear paisajes verdes y productivos, luchar contra la degradación de los recursos naturales, hacer frente a las sequías y al cambio climático, fomentar el desarrollo rural y mejorar las condiciones de vida de las poblaciones locales con su activa participación.

*Profesor emérito de la Universidad Autónoma de Madrid

Compartir el artículo

stats