Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El empecinamiento por Cerdedo dejará a Vigo sin Ave directo a Ourense y Madrid

La reunión entre el Presidente Feijóo y la Ministra Sánchez del pasado viernes 21 en Santiago dejó claro que ninguno de los dos tenía entre sus prioridades la conexión de Vigo con Ourense por Cerdedo, ni por ningún otro lugar. Siendo veraces, la ministra se refirió a Cerdedo, sólo cuando un periodista le preguntó por ello, no de motu proprio, para decir que todo sigue igual.

Sin embargo, ambos mandatarios pusieron mucho énfasis en la llegada, a final de verano, de los trenes Avril, de A. V. y rodadura desplazable, que circularán a 300 km/h en los tramos de la línea que lo permitan, también entre Ourense-Santiago, aunque no se cambie el ancho de vía.

Todo ello, y la eliminación de paradas, incluso la de Pontevedra, permitirá a Renfe ofrecer algún servicio Madrid-Vigo en 3 horas y 20 minutos, prácticamente el mismo tiempo que a A Coruña, que podrá hacerlo en 3 horas y 15 minutos. Es decir, tiempos competitivos con el avión, y ausencia de discriminación de Vigo respecto a Coruña, el otro referente.

En ese momento se recibirá el Informe del estudio hidrogeológico de Cerdedo que, si resultase positivo, permitiría iniciar la tramitación desde la casilla cero, con duración de 10 años, de la línea de AV de 54 kilómetros, con un coste de 2.300 millones que, en el mejor de los casos, ahorraría 20 minutos sobre los citados. Es decir, un coste de 41 millones por km y 115 millones por minuto ahorrado. El tramo más caro de la recientemente inaugurada línea de Galicia, entre Pedralba y Ourense ha sido de 28 millones, pese a atravesar las grandes sierras divisorias entre Zamora y el sur de Galicia, y 53 millones el coste por minuto ahorrado. Recordemos que el túnel mas largo de la línea mide 8,1 km

Es decir que el proyecto de Cerdedo, que incluye túneles de 18 kilómetros, mientras que los de la línea equivalente para acceder a Santiago no pasan de 4,1 km, fue diseñado conscientemente para que su coste resultase disuasorio, modificado en dos ocasiones para alargar los tiempos de tramitación y “enriquecido” con un último estudio, para dar tiempo a que se alcanzase el objetivo que, desde siempre, tuvo el Ministerio: dar servicio a A Coruña y a Vigo por el Eje Atlántico desde Santiago, y Vigo cayó en la trampa.

Lejos de resignarse, Vigo debe iniciar la lucha por disponer de su propia línea de Alta Velocidad “verdaderamente directa”, que reducirá el tiempo desde Madrid a 2 horas y 40 minutos, es decir 40 minutos menos que los anunciados por Transportes. No se trata de ningún capricho: ferroviariamente, por la vía directa, Vigo se hallará a 62 kilómetros menos que A Coruña, luego el tiempo de viaje, debe ser menor. Pero, sobre todo, el peso demográfico, industrial y portuario de Vigo y Pontevedra son equivalentes al de Coruña y Ferrol, luego es de justicia que ambos conjuntos tengan un tratamiento de transporte equivalente.

Con independencia del resultado del estudio hidrogeológico en marcha, Vigo, con sus entidades más representativas a la cabeza, debe reclamar “ya” el inicio del Estudio Informativo (E.I.) para una nueva línea de A.V. “verdaderamente directa” que asegure un tiempo de 25 minutos desde Ourense –el mismo que tendrá Santiago– intentado recuperar cuanto antes los 21 años perdidos desde el anterior E.I. No hacerlo permitirá suponer, con buena lógica, en la connivencia de quienes pueden revertir la situación, con la postura del Ministerio.

*(I.T.O.P.)

Compartir el artículo

stats