Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

El camándula

Aunque el significado de “camándula” es equívoco, se concreta en seguida al encarnarse en un camándula. Por ejemplo, el premier británico, Boris Johnson. Un camándula típico suele ser inteligente, atrevido hasta el descaro, simpático a ratos, astuto, tramposo y, aunque no sea nada de fiar, suele tener suerte. En el caso del camándula del que hablamos, tanta tiene que sigue ahí pese a que el Parlamento británico ha dictaminado que su gestión de la pandemia ha sido desastrosa. Recordemos que al principio era partidario de la rápida propagación del virus para facilitar la supuesta “inmunidad de grupo”. En España le debemos gratitud por su reciente visita, que puede ayudar a reabrir el flujo de turismo inglés (vital en algunas zonas). Pero, dejando eso a un lado, del camándula nunca se puede esperar nada que no responda a su particular interés, ni mucho menos que diga la verdad.

Compartir el artículo

stats