Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Belén Rubio Armesto

Belén Rubio Armesto

Vicerrectora de Investigación y Transferencia de la Universidade de Vigo

UVigo, bien posicionada en los ‘rankings’ universitarios

En este momento el fenómeno de los rankings, es decir, los resultados que las universidades españolas alcanzan en distintas clasificaciones, ha adquirido gran dimensión. Añadido a su difusión mediática, los rankings atraen y resultan útiles al sistema universitario, a pesar de las sobre simplificaciones que implican y/o de los defectos metodológicos que puedan tener. Desde el punto de vista de la política universitaria pueden ser una herramienta que nos permita conocer las fortalezas y debilidades de la institución y diseñar estrategias de mejora en aquellos que lo requieran. 

Existen muchas y diversas clasificaciones: QS, THE, ARWU, entre otros. Esta variedad se debe a una demanda de esta información por parte de la sociedad y también a que ninguna clasificación abarca todos los ámbitos que sería de interés medir o analizar. Las distintas clasificaciones escogen qué elementos medir y qué peso darle a cada uno de ellos, lo que influirá en la nota final y en la posición que ocupa cada universidad dentro del ranking seleccionado. 

Una universidad realiza múltiples actividades y no es tarea sencilla medirlas todas. Lo ideal es utilizar aquellos datos que sean lo más objetivos posible, si bien hay aspectos difíciles de medir o de obtener, como puede ser la docencia o la empleabilidad de los egresados. Por ello, existe una convergencia internacional hacia la medida de la calidad académica basada principalmente en investigación, producción científica y reputación académica. Este es, en realidad, un aspecto clave de la universidad porque la investigación estimula el pensamiento crítico y la creatividad tanto en el personal docente como en el estudiantado. La sociedad precisa capital humano para resolver sus problemas más inmediatos, y contribuir a ello es una de nuestras misiones. 

Muchas de las clasificaciones insisten mucho, por tanto, en esta misión fundamental de la universidad. Entre estas, la más prestigiosa es la ARWU (Academic Ranking of World Universities), también conocida como de Sanghái, que lleva muchos años funcionando de un modo muy trasparente y permite una comparación objetiva universal. 

En particular, mide varios ítems relacionados con la actividad investigadora. Los dos primeros están referidos a personal (docentes o exestudiantes) que tenga reconocimientos como premio Nobel o Medalla Fields (el “Nobel” de matemáticas). Obviamente, estos apartados están a cero en las universidades españolas. Los siguientes son: el número de investigadores altamente citados, el número total de publicaciones de impacto, los trabajos publicados en las revistas Science o Nature y las publicaciones relativas al tamaño de la institución (publicaciones/personal docente e investigador). La Universidade de Vigo tiene buenas cifras en estos cuatro apartados, lo que nos permite ocupar una posición cercana a las 500 mejores del mundo, y abre nuestra esperanza de poder llegar a estar dentro en poco tiempo, si seguimos progresando de modo constante en estas categorías. Especialmente buenos son los datos relativos a la productividad investigadora per cápita y también el número de investigadores altamente citados. En este último apartado, somos actualmente la tercera universidad española, lo que demuestra el atractivo de nuestra institución para la atracción de talento internacional de primer nivel. 

En muchos países, donde la movilidad del alumnado es muy intensa, los rankings son un elemento esencial a la hora de tomar la decisión de los estudios a realizar. En Galicia, probablemente, ante la caída de la natalidad, es importante que las universidades se posicionen bien en las clasificaciones internacionales, y que sean atractivas para el estudiantado internacional. En el caso de la Universidade de Vigo, tenemos ya dos titulaciones que pueden seguirse completas en inglés y varias que son “English friendly” (con atención al alumnado en inglés). 

En definitiva, los rankings, sin duda, aportan información útil para la toma de decisiones en la política universitaria, pero también para los estudiantes, familias, empresas e instituciones financiadoras. Para los estudiantes, el ámbito temático de lo que quiere estudiar es un buen punto de partida, ya que una universidad como la nuestra puede ocupar una posición no demasiado elevada en los rankings generales de universidades, pero si estar muy bien posicionada en áreas de estudio específicas. Así, la Universidade de Vigo se sitúa entre las instituciones académicas de referencia en 14 categorías. La más destacada es Ciencia y Tecnología de los alimentos con una posición entre las 51-75 mejores del mundo. Pero también ocupamos relativamente buenas posiciones en Oceanografía (101-200), Telecomunicaciones (201-300) y otras Ingenierías, así como también Turismo (201-300), Educación (401-500) y Deportes.

*Vicerrectora de Investigación y Transferencia de la Universidade de Vigo

Compartir el artículo

stats