Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva.

Echando a Pablo de menos

Se da uno cuenta ahora de la irresponsabilidad de Pablo Iglesias Turrión al irse, dejando un hueco en la vida española muy difícil de llenar. No hablo de su gestión en el Gobierno, que consistía sobre todo en meterse en charcos, sino del hueco de los charcos en sí. Por ejemplo, ¿quedaríamos cortos diciendo que, en promedio, un 30% de la producción de bostas de columnistas, tertulianos y comentaristas estaba fabricada con las de ese caballo seguro que era Iglesias? Ahora hay que empujar a modo para tapar el espacio en blanco. Luego está la orfandad temática del tertuliano de a pie, ese honrado/a ciudadano/a que se pasa el día dando leña al mono en chácharas o mensajes en redes. Pero la mayor deslealtad del fugitivo irresponsable al que denuncio ha sido con Sánchez, al que ha dejado sin pararrayos haciendo que todos caigan en su testa. Solo valora uno lo que le falta.

Compartir el artículo

stats