Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Martínez-Fortún

Primavera y vacunas

La primavera se ha estrenado con una temperatura estival, pero resulta gratísima su inyección de energía, optimismo y vitalidad. Ojalá aparezcan las lluvias –en el norte lo harán– y se modere la temperatura –en el norte helará– pero este sol de abril, este milagro que envuelve parques, terrazas y avenidas quiero verlo como metáfora de que ya acaba la noche.

Necesitados estamos los españoles de un subidón de autoestima, hoy que el FMI mejora nuestras previsiones de crecimiento y admite que nuestra recuperación será mayor de lo profetizado, pero también nos coloca líderes del paro en Europa y para los más pesimistas, casi en el mundo. Una razón es muy clara, pues dependiendo del turismo más que los países de nuestro entorno, los cierres forzosos y parones impuestos van a lastrar la recuperación. La otra, que al decir de los expertos es el lento ritmo de vacunación, la compartimos con los vecinos, así que esta impertinente, ignorante en cuestiones de economía, no alcanza a ver por qué nos perjudica más.

Contagiado del espíritu primaveral ha salido a la palestra el presidente del Gobierno para afirmar que el calvario está pronto a terminar y que con la inmunización llegará al fin la recuperación. Y quiero creerle sin prestar oído a los agoreros que nos machacan a diario con la deuda, la polarización que impide la gestión, el bloqueo, la desigualdad que crece, la inseguridad jurídica, la lucha entre salud y economía, la falta de proyecto de país y más y más y más.

Históricamente España ha demostrado su enorme dinamismo y aunque suene demagógico, que sus gentes son mucho mejor que sus gobernantes. Ya no sé si se me ha ocurrido a mí o es broma que corre por las redes con una profunda verdad dentro lo de que, si se hubiera dejado a los jefes de estudios de los institutos la orgánica de la vacunación, no se hubiera producido el caos y desorden adobado con la falta de información que el proceso nos ha procurado hasta ahora. Pero quiero estar convencida de que todo va a mejorar. Si los politiqueos dejan paso por fin a la gestión.

Compartir el artículo

stats