Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Partido Popular de Vigo en remontada

Después de cada cita con las urnas a los partidos políticos nos corresponde hacer un análisis del resultado obtenido, pues se trata de revisar los diferentes proyectos y las personas que los integran. El resultado, contabilizado en número de votos, es la suma de muchos factores entre los que están el equipo de trabajo, la estrategia política y el contexto en el que se desarrolla la campaña, pues cada lugar tiene sus características concretas y cada ciudadano vota en función de sus necesidades.

Analicemos el caso de Vigo en julio de 2020, donde el Partido Popular, con Alberto Núñez Feijóo a la cabeza ganó por cuarta vez las elecciones autonómicas. La fecha es importante, pues hay que enmarcar al Partido Popular de Vigo en el contexto en el que se encontraba en abril de 2019 y comparar. El resultado electoral de las elecciones generales de entonces situó al PP como tercera fuerza con el 18,09% de los votos; en las municipales de mayo obtuvimos el 13,6% del respaldo y nos quedamos con cuatro concejales.

Estuvimos lejos de la sociedad como partido y para acercarnos de nuevo a ella se tomaron decisiones estratégicas y drásticas con la puesta en marcha de una gestora y un proyecto en el que cupieron todos los que tuvieron algo que aportar y quisieron hacerlo . A partir de ahí el trabajo constante y las diferentes sensibilidades integradas en un partido tan plural como el Partido Popular nos llevaron a la remontada. En el mes de noviembre se convocan elecciones generales y el PP obtiene el 22,4% del apoyo en la ciudad, lo que nos permite recuperar el tercer diputado por la provincia. Es entonces cuando se duplican las horas de trabajo y un equipo unido con un objetivo común nos permite ensanchar el partido, volver a conectar de nuevo con la sociedad viguesa y lograr una victoria sin paliativos en las elecciones autonómicas, en las que el PP recibe el 32,5% de los votos y vuelve a ser primera fuerza en la ciudad, una ciudad en la que el alcalde se dedica a insultar a Feijóo, a la Xunta y al PP todos los días a las doce.

Por eso, como decía al comienzo, el análisis ha de ser completo y con todos los factores encima de la mesa porque hay quien siempre ha interpretado los datos en relación a sus propios objetivos o ambiciones políticas personales. Y según eso ve la botella medio llena o medio vacía.

Esta claro que la botella del Partido Popular de Vigo se ha empezado a llenar y conviene mantenerla sólida y firme, para que vuelva a rebosar, como lo ha hecho en tantas ocasiones.

*Coordinadora de campaña del PP de Vigo

Compartir el artículo

stats