Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN CANAL //

Antonio Rico

En sus zapatos

La noche del pasado miércoles vi dos entregas seguidas de "Fuera de cobertura" en Cuatro. Y nada. Pensé que lo conseguiría porque este programa de reportajes está realizado por Alejandra Andrade, que desde "Callejeros" a "En tierra hostil", pasando por "Encarcelados", ha demostrado que conoce su oficio, pero me equivoqué. Nada de nada.

La primera entrega de "Fuera de cobertura" se centró en las duras condiciones en las que se encuentran miles de jóvenes españoles que están emigrando a Holanda para trabajar en empresas de trabajo temporal. Hice esfuerzos por entender a los holandeses preocupados por el problema de la inmigración, traté de comprender la amenaza que supone para ellos la llegada de personas extranjeras y sin dinero que trabajan para sobrevivir, pero no lo conseguí. Después "Fuera de cobertura" trató de las duras condiciones en las que se encuentran miles de jóvenes españoles que están emigrando a Gran Bretaña para trabajar como au pairs. Tampoco fui capaz de ponerme en los zapatos de los británicos preocupados por el problema de la inmigración que ven una amenaza en la llegada de extranjeros pobres que para sobrevivir se quedan con sus trabajos, y que, lejos de aprender inglés como pretenden, lo que están haciendo es enseñar español a sus niños siendo además chachas para todo a coste cero.

Tal vez la culpa del fracaso sea mía porque soy tan español y muy español que me hago trampas al solitario. Siendo tan patriota me pongo de parte de los españoles que nos muestra Andrade, por eso no termino de empatizar con la ultraderecha xenófoba holandesa y británica. Mejor cambiar de aires y de continente.

La imagen de un padre y su hija ahogados en el río Bravo recorre los telediarios. El agua mece levemente los cuerpos ya sin vida de estos maleantes criminales y violadores que organizados en peligrosas mafias tratan de evitar que América sea grande de nuevo. Nada. Sigo sin creérmelo. Seguiré intentándolo pero me temo lo peor. ¡Es tan difícil ponerse en el lugar de quienes no se ponen en lugar de los demás!

Compartir el artículo

stats