Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN CANAL

Antonio Rico

"Letizia"

¿Pero qué está pasando con las reinas en la televisión? Se han lanzado a la vez "Victoria" y "The crown": la primera narra los años iniciales del mandato de la reina Victoria en el Reino Unido del siglo XIX; la segunda hace lo mismo pero cien años más tarde y alrededor de la figura de Isabel II. Y esta semana, TVE, que ya programó "Isabel" en el pasado, ha estrenado "Reinas", una peculiar serie de José Luis Moreno (¿¡!?) sobre la rivalidad entre María Estuardo, reina de Escocia, e Isabel I, reina de Inglaterra -créanme, googleen "jose luis moreno reinas guionistas" si quieren partirse el culo de risa con la surrealista historia de los falsos nombres de los guionistas que Moreno ha usado para presentar su serie y ocultar sabe dios qué-.

Reinas por todas partes. Propongo la multiplicidad de audiencias como hipótesis para explicar este auge ginecomonárquico. Las series normales tienen un único perfil de espectador, pero "Victoria", "The crown" o "Reinas" tienen al menos tres: ¿te gustan las series históricas como "John Adams? Te gustará "Victoria", que narra hitos en la formación del imperio británico a través de sus protagonistas; ¿te gustan los culebrones vintages como "Downtown Abbey"? Te gustará "The crown", que se deleita en interiores lujosos y jovencitas aristócratas enamoradas; ¿te gustan series parapsicológicas como "Stranger things"? Te gustará "Reinas", ya que una mujer ostentando un poder político es un fenómeno paranormal a la altura de las puertas espaciotemporales o los viajes a otras dimensiones.

Así que habrá que hacerse a la idea de que cualquier día alguna cadena va a realizar "Letizia", una serie que cuenta la ascensión que por amor realizó una joven periodista desde un modesto periódico de provincias hasta el trono de la Corona española, sacrificando por tal romántico empeño sus convicciones y su esquema corporal. Eso sí, agradeceríamos que José Luis Moreno no tuviera nada que ver en este proyecto. Si tenemos que soportar semejante atrocidad al menos que la produzca Netflix: nos aseguramos unas cuantas escenas de sexo sofisticado (pfff€) y unos títulos de crédito en donde aparezcan guionistas que existen de verdad.

Compartir el artículo

stats