29 de abril de 2010
29.04.2010

¿Dónde está Littlewood?

Juan José R. Calaza - Economista y matemático

29.04.2010 | 02:35

El autor de este artículo replica a otro anterior de los profesores de Biología Emilio Rolán, José Bienvenido Diez y José Fariña, con motivo de la polémica abierta sobre el Diseño Inteligente en las páginas de opinión de este periódico.

Siempre que la recuerdo me hace gracia una anécdota que atañe a Hardy, el matemático de Cambridge que introdujo en el cenáculo, en 1914, al gran Srinivasa Ramanujan, probablemente el genio natural más creativo en la historia de este campo de la investigación. Con frecuencia, Hardy firmaba sus artículos en binomio con Littlewood. Sin embargo, en las reuniones internacionales de matemáticos en Europa a Littlewood nunca se le veía. ¿Dónde está Littlewood? preguntaban a Hardy los colegas extranjeros. Huraño y misántropo, Littlewood detestaba viajar, contrariamente a Hardy que adoraba las escapadas mundanas con el pretexto de los congresos. Hasta que un día, los franceses, teniendo a gala la socarronería maledicente, corrieron la voz que Littlewood no existía, que lo había inventado Hardy para poder endosarle los eventuales errores de los artículos escritos supuestamente entre ambos.
Esa misma impresión tuve yo al leer el artículo de los profesores Roldán, Bienvenido y Fariña (RBF) en este periódico (23/04/2010) Como si cada uno intuyera que al estar el artículo entreverado de sinrazones prefiriesen firmarlo en trinomio para poder cargarle, llegado el caso, la responsabilidad al firmante de al lado.
Temo que los señores Roldán, Bienvenido y Fariña (RBF) no comprenden bien algunos conceptos que manejan pues en caso contrario no habrían escrito en este periódico (23/04/2010), -con el loable fin de "aclarar un par de puntos erróneos de la carta (sic) del Sr. Calaza (20/04/2010)" y de paso darle la razón que no tiene al Sr. Posada (17/04/2010)- lo siguiente: "La Selección Natural es un proceso (sic) determinista". Soy consciente que ese es el mantra que repiten obsesivamente los biólogos darwinistas pero la razón no avala esa obstinación, suponiendo que alguien sepa con certeza qué es la selección natural (SN).
El mismísimo Francisco Ayala, que tendrá muchos defectos pero no el de la imprudencia, en buen ex dominico, manifiesta una enorme precaución retráctil para caracterizar la selección natural, su término preferido es "direccional", que dista un mundo de "determinista". Y tanto es así que en el libro "Darwin y el Diseño Inteligente" (página 79) se cura en salud: "La selección natural no tiene previsión, ni opera de acuerdo a un plan preconcebido.1) Se trata de un proceso puramente natural que resulta de las propiedades interactivas de entidades fisicoquímicas y biológicas. 2) La selección natural es sencillamente una consecuencia del diferencial de supervivencia y reproducción de los seres vivos". De 1) se concluye que la selección natural no sería "determinista" sino "determinada". Asimismo, de 1) y 2) se sigue que la selección natural es un epifenómeno o fenómeno accesorio al fenómeno central.
RBF "aclara" (sic) que "la decisión de viajar es en esencia determinista". ¡Hombre, y la decisión de jugar a la lotería también es determinista¡ Pero la "decisión", en ambos casos está determinada después haber sopesado el modelo estocástico subyacente. Si la esperanza de probabilidad de llegar a Madrid fuera nula nadie haría el viaje. El ejemplo del móvil es, de hecho, el caso canónico del paseo aleatorio (ramdom walk) con direccionalidad. Si en medio del trayecto se considera que hay el 0,7 de probabilidad, resumiendo todos los imponderables, de concluir una etapa discreta hacia la derecha (hacia Madrid) y un 0,3 de hacerlo hacia la izquierda (hacia Vigo) la barrera absorbente M (Madrid) se alcanzará casi siempre que hagamos la experiencia: el sesgo de probabilidad marca la direccionalidad a Madrid. Por analogía, la selección natural, suponiendo que signifique algo, sin ser determinista es direccional, aunque no siempre.
Cuestión aparte es justificar el determinismo de la SN con los modelos matemáticos deterministas que los biólogos utilizan en sus cursos, porque, siendo un desliz epistemológico menos grave que lo apuntado anteriormente, resulta indicativo de que algunos profesores desconocen los fundamentos de los instrumentos que emplean, al menos en el caso de RBF: "Para representar la fuerza (sic) de la Selección Natural(.) Los biólogos utilizamos modelos matemáticos deterministas" Vale ¿y por qué no mediopensionistas? Por mí, como si utilizan tirachinas. Lo que está haciendo RBF sin saberlo es una aplicación biyectiva entre dos modelos dotados del mismo tipo de estructura. El modelo biológico teórico y el modelo matemático son isomorfos. La manipulación de la estructura del modelo teórico permite encontrar, a veces, el modelo matemático que tenga otra similar lo cual justificaría el isomorfismo.
Todo economista sabe que manipulando el modelo teórico –torturando la razón convenientemente en el lecho de Procusto de la ortodoxia dominante- casi siempre encontrará un modelo matemático para casarlo en isomorfismo. Un economista, matemático o no, sabe perfectamente que podrá presentar la demanda de bienes a conveniencia, verbigracia, en universo aleatorio o en referencial sin riesgo. Pero los economistas, científicos fríos y utilitaristas, son conscientes de la ficción y no se enamoran del modelo ni aunque sea divino de la muerte gracias a la maestría de la "mano invisible". A diferencia de los biólogos darwinistas -no todos lo son- que sí se enamoran del modelo, hasta perder la cabeza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook