La karateca española Sandra Sánchez ha ganado este jueves la medalla de oro en la modalidad de kata en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, dejándose "alma y corazón" en una kata final que le valió para ser la primera medallista de oro olímpica en este arte marcial.

"No me lo puedo creer, necesito ver la medalla porque son muchas emociones. Me he sentido súper bien, sabía que había que dejarse alma y corazón en el tatami y quería dejármelo y que eso marcara la diferencia", apuntó en declaraciones a RTVE.

La talaverana salió vistiendo cinturón azul, lo que le dio suerte igual que en certámenes anteriores. "Dicen que salir de azul beneficia y había ganado competiciones siendo azul", recordó la española, de 39 años y primera campeona olímpica al estrenarse el Karate en la cita de Tokio 2020.

Sandra Sánchez, número 1 del ranking mundial y campeona del mundo, superó a la karateca japonesa Kiyou Shimizu. Y lo hizo con los ánimos recibidos desde España en mente.

"Gracias, porque se puede sentir la energía aunque aquí no hubiera mucho público. Pero me han mandado mucha energía y se nota al saltar al tatami. Esta medalla es por todos vosotros", dedicó la española.

De las mejores de la historia

Y no era algo nuevo que Sánchez podría alzarse con el oro olímpico. Considerada una de las mejores karatekas de la historia en kata, Sánchez (Talavera de la Reina, 1981), contaba a El Periódico de Catalunya (medio del Grupo editorial Prensa Ibérica, el mismo que este diario) antes de convertirse en medallista olímpica, que "no pienso ni tengo la cabeza en si soy la mejor. Siempre me cuestiono a mí misma y pienso que puedo hacerlo mejor".

Así es la karateka Sandra Sánchez. JOSÉ LUIS ROCA