Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

triatlón

Gómez Noya, nueve años después

El gallego compite esta noche (23:30 horas) en busca de una segunda medalla tras la plata de 2012 | Hace cinco años una lesión le impidió estar en Río de Janeiro

Javi Gómez Noya, junto al resto del equipo español de triatlón.

Javi Gómez Noya, junto al resto del equipo español de triatlón. EFE

Nueve años lleva Javi Gómez Noya esperando por la carrera de esta noche (23:30 en España). Han pasado muchas cosas desde aquel mediodía de 2012 en el circuito de Hyde Park cuando el ferrolano exprimió al máximo la resistencia de los hermanos Brownlee que soñaban con el doblete delante de su público. Lo impidió el gallego, segundo en una prueba agónica, solo superado por Alistair. Aquel era su estreno en un podio olímpico, algo que solo compensaba mínimamente la decepción sufrida en Pekín en 2008 cuando finalizó cuarto una carrera que de no haber surgido determinados contratiempos físicos habría ganado. Después de Londres el gallego confirmó que no había triatleta en el mundo como él. Encadenó tres Mundiales de forma consecutiva. Intocable durante el ciclo olímpico que acababa en Río de Janeiro, en un circuito ideal para sus condiciones. Pero unas semanas antes de viajar a Brasil una absurda caída en su lugar de concentración le provocó una fractura en el codo que le apartó de ese sueño. Una bofetada terrible. Los Brownlee, sin su incómoda presencia, sí pudieron firmar el doblete. El palmarés olímpico en absoluto se correspondía con la grandeza de Javi Gómez Noya, el triatleta casi perfecto, sin apenas puntos débiles, sólido en todos los terrenos.

El gallego decidió darse una nueva oportunidad en Tokio. No le impresionó el estrés del ciclo olímpico, la edad,ni los cantos de sirena de modalidades tal vez más lucrativas como el Ironman. Se asomó a ellas como parte de su preparación, como pasatiempo, pero en los últimos años volvió a centrarse en ajustar su preparación de cara a la carrera de Japón.

El retraso de un año tal vez le penalice por su edad, pero al mismo tiempo abre la carrera hacia el terreno de la incertidumbre y el gallego ha dado muestras de ser un deportista con una sorprendente capacidad para adaptarse a cualquier escenario. Apenas se ha competido en el último año. Se han celebrado un par de pruebas de las Series Mundiales que no sirven de ejemplo de casi nada. En Leeds, tal vez el test más importante, el ferrolano sufrió una caída con lo que apenas hay información sobre su estado. Solo tienen una idea clara su entrenador, Carlos David Prieto, y el grupo reducido de deportistas que le han acompañado en las concentraciones que ha realizado en México y donde ha afinado su puesta a punto. David Castro, Crisanto Grajales o Víctor Benages han estado a su lado, adaptándose a las condiciones que se esperan en Japón. Un calor importante, una humedad alta, un madrugón exagerado para competir. A todo ello ha tratado de acostumbrarse al otro lado del Atlántico, donde Gómez Noya ha simulado el escenario en el que puede desarrollarse una carrera que comenzará a las seis y media de la mañana (hora local). Una situación que obligará a levantarse a las tres de la mañana, a alimentarse media hora después. Alguien lo pagará. Eso, las condiciones, la falta de competición en el último año...factores tofos decisivos y que abren el melón como nunca en otro Mundial o prueba olímpica. Se acabó el tiempo en el que todo parecía controlado por las grandes figuras.

Rivales

Hoy un grupo de no menos de doce deportistas aspiran perfectamente a estar en la pelea por las medallas. De todos ellos solo el británico Alex Yee ha impresionado esta temporada. Lo hizo en Leeds donde ganó dando un recital en la carrera a pie donde ha sido capaz de firmar un 13:47 en 5 kilómetros. Pero a sus 23 años queda por ver su capacidad para adaptarse a semejante responsabilidad y a la presión de que se le señale en exceso. El francés Vincent Louis, último campeón del mundo, apenas ha competido; Jonathan Brownlee tampoco parece en sus mejores días aunque es un magnífico competidor y siempre es ambicioso; el noruego Kristian Blummenfelt comenzó bien el año pero luego se ha tapado en exceso; el belga Marten Van Riele suele verse penalizado por su exceso gasto; el estadounidense Morgan Pearson es una de las sorpresas de la temporada y podría animar la carrera...Jacob Birtwhistle, Henri Schoeman son nombres que también estarán entre los aspirantes a cualquier cosa. Y junto a ellos los otros dos españoles, Mario Mola y Fernando Alarza. El mallorquín, el hombre a quien Gómez Noya entregó el testigo en los Mundiales, no parece en su mejor momento de forma aunque su carrera a pie le convierte en uno de los grandes favoritos. El talaverano sí ha dejado sensaciones muy positivas cuando ha competido. Cualquiera de ellos puede ganar y cualquiera puede firmar un petardazo.

Otra de las incógnitas es saber qué clase de carrera se va a desarrollar. Gómez Noya no tendrá esta vez la compañía de Alistair Brownlee (después de dos oros olímpicos cederá su corona), su habitual aliado a la hora de romper la carrera en la bicicleta y sacar de la ecuación a gente con extraordinario final a pie. Sobre todo a la que por su natación corre el peligro de quedarse descolgada. Esa podría ser la intención de Gómez Noya, aunque para ello necesitará aliados, gente dispuesta a gastar fuerzas en la bicicleta para hacer una criba antes de que los triatletas se bajen a correr los últimos diez kilómetros. El plan ideal para el ferrolano sería eso. Una simple teoría en una carrera llena de interrogantes y que no comenzarán a despejarse hasta que los deportistas salgan del agua y las fuerzas y las estrategias comiencen a jugar su papel. Y ahí espera una leyenda como Javi Gómez Noya encontrar su oportunidad y que los dioses olímpicos le hagan el hueco que merece su grandeza.

Loading...

Compartir el artículo

stats