A tiro de piedra de Galicia, en Portugal, estarán los dos puentes colgantes peatonales más grandes del mundo. Pero para poder pasear por alguna de estas estructuras oscilantes de vértigo no es necesario abandonar la comunidad gallega. Ni siquiera la provincia. A lo largo y ancho de Galicia se puede disfrutar de un paseo sobre estas estructuras enclavadas en medio de la naturaleza. Todo ello, por supuesto, aderezado con un espectacular paisaje.

Ya sea sobre tablas de madera o con rejilla metálica bajo los pies, la experiencia de atravesar uno de estos puentes colgantes es única. Sobre todo para aquellas personas que no tengan vértigo y no se mareen con su bamboleo al cruzarlo. Muchas veces, además, es el colofón de una ruta de senderismo por alguno de los atractivos bosques de los que presume la comunidad gallega. Atravesarlos es gratis. En Portugal cobrarán por cruzar el Arouca516.

Estos son varios de los puentes colgantes que podrás atravesar sin salir de Galicia:

1. Xirimbao (A Coruña-Pontevedra)

Puente colgante de O Xirimbao en Teo (A Coruña). Bernabé / Javier Lalín

El Xirimbao conecta las provincias de Pontevedra y A Coruña sobre el río Ulla. De un lado, Couso (A Estrada); del otro, Pontevea (Teo). Se trata de uno de los puentes colgantes más largos y altos de Galicia. ¿Su longitud? 80 metros. Se conoce popularmente también como pasarela Mariola. Se trata de una estructura metálica que fue construida en 1964 (la Xunta lo reformó hace varios años) con el fin de unir los cotos de pesca de Ximonde y Xirimbao en épocas de gran abundancia de salmón. Fue ideado por José Darque. Además de un paseo de vértigo sobre el río Ulla, los visitantes puede disfrutar también de un placentero paseo por toda el área recreativa de O Xirimbao.

¿Cómo llegar?

2. Soutomaior (Pontevedra)

Puente colgante de Soutomaior. Antonio Pinacho.

Construido en madera, se eleva seis metros sobre el nivel habitual del río. Está situado en la desembocadura del río Oitavén con el río Verdugo y cruza la profunda Poza das Bestas. En verano, además, es posible disfrutar de un baño en la playa fluvial que hay a los pies de la estructura. La estructura fue rehabilitada en los últimos años.

¿Cómo llegar?

3. Calvelo (Pontevedra)

Puente colgante de Calvelo (Pontevedra). Turismo de Galicia

Con 30 metros de longitud y ubicado a 18 metros sobre el río Lérez, se trata de uno de los puentes colgantes más impresionantes de Galicia. Une las orillas de Calvelo y de A Retorta. Su plataforma es de madera y se sustenta en gruesos cables de acero. Se ubica además en un enclave natural inigualable en el que los senderistas podrás disfrutar del todo el entorno del valle del Lérez. En el entorno existe un aparcamiento que constituye el último punto hasta donde llegar en coche. A partir de ahí, unas pasarelas y escaleras de madera conducen hacia el puente colgante y la playa.

¿Cómo llegar?

  • DIEZ IMPRESIONANTES PUENTES QUE TRANSFORMARON GALICIA

    Desde construcciones medievales hasta obras punteras, así son estas infraestructuras

4. Leiro (Ourense)

Puente colgante de Leiro (Ourense)

Este puente colgante está situado en el municipio de Leiro (Ourense), muy cerca del balneario de Berán. Transcurre sobre el río Aiva y forma parte de una ruta de senderismo que conecta Pazos de Arenteiro con Ribadavia. Por este sendero también puedes llegar al Monasterio de San Clodio (S. XIII) y los viñedos de la zona. En las inmediaciones hay además una playa fluvial.

¿Cómo llegar?

5. Puente colgante do Tambre (A Coruña)

Esta pasarela metálica está situado a orillas del río Tambre, a pocos kilómetros del centro urbano de Noia. En la zona es posible realizar además la ruta de senderismo Ponte Nafonso-Tambre. Está ubicado también en las proximidades de una empresa hidroeléctrica y un embalse a unos ocho kilómetros río arriba. Las vistas son espectaculares.

¿Cómo llegar?

6. Outeiro de Rei (Lugo)

Vista del puente colgante de Outeiro de Rei (Lugo). Rodrigo-Rega

Sobre el río Miño, en el municipio lucense de Outeiro de Rei, se ubica la pequeña isla Ínsua de Seivane. Para llegar a ella se debe atravesar el puente colgante. Luego, es posible recorrer el sendero que la rodea o disfrutar del área de recreo que hay en la isla.

¿Cómo llegar?