Empresarios afectados por los robos en el polígono de A Portela, críticos con su asociación

Se extrañan de que el actual presidente de la patronal del parque empresarial diga que desconocía todo

El intrincado polígono de A Portela, en Cangas.

El intrincado polígono de A Portela, en Cangas. / Santos Álvarez

Todo sigue más o menos igual en el polígono de A Portela en Cangas. Los empresarios que fueron objeto de robos y de actos vandálicos hace un mes no ven que se modificaran conductas, ni por parte de las fuerzas de seguridad ni tampoco por parte de la asociación de empresarios que lleva las riendas de este complejo industrial, pendiente de regularización mediante un PERI. “De vez en cuando vemos un poco más de patrullas rondando, pero no mucho más. Por aquí no vino nadie ni a sacar huellas. Nosotros sí que fuimos a denunciar. Quedaron en venir para sacar algunas fotos pero aún estamos esperando”, dice uno de los afectados por los robos que se producen desde hace meses.

Se mostraban quejosos estos empresarios también con el comportamiento del que dice ser presidente de la Asociación de Empresarios de A Portela, Cándido Santomé. No se explican cómo pudo manifestar públicamente que no conocía que se estaban produciendo robos en empresas de este polígono desde hace tiempo, cuando, además, sus empleados lo saben. “No sé por qué dice que es el presidente de los empresarios del polígono de A Portela. Habló también por boca de otros empresarios, que aseguran que nunca tuvieron oportunidad de votar a su favor o en contra”. Insiste en que le tienen que explicar si esta presidencia obedece a la regularización del polígono de A Portela. Tampoco sabe de asambleas donde se aborden asuntos que preocupan a los industriales, como, por ejemplo, los robos. Añaden que Cándido Santomé puede asegurar que desconocía los hechos, pero que una vez se hicieron públicos, lo lógico es que se preocupara por la situación y que convocara algún tipo de reunión extraordinaria para debatir este asunto y exigir a quién corresponda las medidas que deben adoptar para que no se mantenga esta falta de seguridad.

El polígono industrial de A Portela, aunque por la fachada no lo parezca, es intrincado en su interior, con calles con pichi que antes eran caminos de tierra, con empresas escondidas las unas sobre las otras, amontonadas en un desorden que funciona desde aquella vez que se aplicó la transitoria que permitía la construcción provisional en la zona. El proceso de regularización de la zona llegó hasta la constitución de la junta de compensación. Si logra pasar de ahí, se construirían anchos viales, espacios comunes y cesión de espacios, además de suponer una inversión aún por determinar.

Por otra parte, la Consellería de Infraestructuras y Mobilidade, a través de Augas de Galicia, eliminó un punto de vertido de aguas residuales procedente de una instalación industrial asentada en el Concello de Cangas. Ese punto fue localizado por técnicos del Programa de Control de Vertidos, junto con la Guardería Fluvial de Augas de Galicia, en el marco de inspecciones rutinarias de control en las instalaciones industriales del municipio. Los técnicos de la Xunta localizaron el punto de contaminación vinculada a aguas generadas por baldeos de las instalaciones, aguas de lavado y desagües de la zona de trabajo, sin tratamiento previo y que vierten directamente hacia el dominio público. Ante las deficiencia observada, los técnicos requirieron a los responsables de las instalaciones la adopción de medidas correctoras oportunas. Los responsables de la empresa procedieron a ejecutar las actuaciones para la conexión de las aguas residuales a la red de saneamiento municipal.