Cangas y Moaña se manifiestan por la sanidad y alertan de que 6.000 vecinos están sin médico

En la protesta, desde Portal do Almacén hasta la Casa do Mar, participaron unas 2.000 personas

Gestido aseguró que “O Morrazo unido xamáis será vencido”

Santos teme que no regresen las urgencias ni con el nuevo centro

Moaña conmemoró ayer dos años de lucha por la recuperación de las urgencias, centralizadas en Cangas desde la pandemia de 2020, con una manifestación que reunió, según la organización a cargo de la Mesa Local da Sanidade, más de 2.000 personas, y a la que se sumó Cangas, con representantes de su gobierno tripartito y de la Asociación A Voz da Sanidade, para apoyar estas 105 semanas consecutivas de protestas en el municipio vecino y dar una imagen de fortaleza y unión en la reivindicación a la Xunta y contra el desmantelamiento de la sanidad pública. Lo mostró en cifras la alcaldesa de Moaña, Leticia Moaña, Leticia Santos, en la lectura de un manifiesto en el que confirmó, con datos de la CIG y a falta de una respuesta del Sergas que no contesta, de que en el turno de tarde de Cangas faltan tres de los cuatro médicos y que en Moaña faltan dos de los cinco, por lo que “unhas 6.000 persoas están hoxe sen médico de atención primaria”.

La alcaldesa de Cangas, Araceli Gestido (3ª dcha.) con ediles de gobierno y el sidnicalista Graña. |   // S.Á.

La alcaldesa de Cangas, Araceli Gestido (3ª dcha.) con ediles de gobierno y el sidnicalista Graña. | // S.Á. / Cristina González

La manifestación, que también contó con representantes del personal sanitario y testimonial de Bueu con dos ediles -Alberto Moital y Carmen García- partió a las 11:00 horas desde Portal do Almacén y recorrió Ramón Cabanillas hasta la Casa do Mar, en donde se realizan las concentraciones de todos los domingos. Quizás no fue una gran marea negra con todas las personas vestidas de riguroso negro y con velas, como se pedía, en luto por la sanidad, pero sí lo hizo una mayoría. Bajaron Ramón Cabanillas entonando el “Bello ciao” de la resistencia de Moaña contra su opresor, en este caso el Sergas para que devuelva las urgencias “confinadas” en el PAC de Cangas desde la pandemia: “As urxencias aquí en Moaña é unha necesidade”, contaban en el recorrido y al llegar a la Casa do Mar.

Sí que fue una marea de pancartas -casi una decena-. Cangas y Moaña se manifestaron juntas, pero no revueltas y los colectivos de cada municipio ocupaban sus posiciones. La alcaldesa de Moaña y presidenta de la Mesa Local da Sanidade abría la manifestación portando una pancarta negra, con ediles de su grupo del BNG, el portavoz socialista y miembros de la Plataforma da Sanidade, en la que se podía leer “Dous anos de loita pola volta das urxencias”. Un paso atrás, la pancarta de la Plataforma da Sanidade “Salvemos a Atención Primaria” y por detrás los jubilados del club Santa Eulalia de Meira con la suya “Por unha atención médica digna. Urxencias xa” además de la habitual de la Mesa da Sanidade “Coa nosa saúde non se xoga”.

La presencia de Cangas

La Asociación de usuarios de Cangas “A Voz da Sanidade” marcaba el inicio de la comitiva de Cangas con una pancarta contra el desmantelamiento de la sanidad pública y, por detrás, los políticos cangueses, con la alcaldesa, Araceli Gestido y ediles de su gobierno del BNG, las portavoces de EU, Aurora Prieto; y del PSOE, Iria Malvido, además del sindicalista en el servicio de ambulancias del 061, Óscar Graña. La CIG también acudió con su pancarta de “Sanidade Pública no Morrazo” y el BNG cerraba la manifestación con otra a favor de la sanidad pública.

Moaña, de luto por la falta de Urgencias

R. M.

El discreto lugar de Araceli Gestido en la manifestación se transformó en protagonista en el turno de discursos ante la Casa do Mar. Señaló que, aunque era un placer estar con todos en la manifestación, también le suponía una tristeza tener que estar por esta precariedad en la sanidad pública, pero dijo que “O Morrazo unido xamáis será vencido e imos conseguir o que nos propoñamos”. De Cangas estuvieron representantes de los tres partidos del gobierno. Gestido dijo que eran conscientes de que el problema de la sanidad es común con Moaña y que había que pensar juntos como la única manera para vencer. Elogió la constancia y la bravura de Moaña que lleva dos años de concentraciones todos los domingos y que Cangas siempre estará ahí para lo que haga falta.

La alcaldesa de Moaña, Leticia Santos, leyó el manifiesto elaborado por la Mesa Local de Sanidade, con datos de la precariedad laboral e hizo un recorrido por estos dos años de lucha. Culpó a la Xunta de aplicar duras políticas de recortes tendentes a la privatización de la sanidad pública y que la Atención Primaria fue el ámbito que con más intensidad sufrió los recortes y que la llegada de la pandemia fue la excusa perfecta para que la Consellería llevara a cabo medidas organizativas como el traslado de las urgencias de Moaña a Cangas. Dice que los vecinos lo entendieron en la pandemia, pero superada la crisis sanitaria, siguen las urgencias “confinadas” en Cangas. Santos teme que Sanidade no devuelva las urgencias ni con el nuevo centro de salud que se construye en Sisalde.

El portavoz de la Plataforma pola Defensa da Sanidade de Moaña, Gabriel Ferral, insistió en la falta de médicos, al secuestro del PAC de Moaña que está en Cangas y que habían recurrido a la Valedora, que sigue a la espera de la respuesta de la Xunta; y al Defensor del Pueblo al que la consellería respondió que el PAC está centralizado en Cangas de forma definitiva porque reúne las mejores condiciones y se tarda 30 minutos en llegar.