Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP cangués pregunta qué medidas toma el Concello sobre el desbroce de fincas para prevenir incendios

La edil Dolores Hermelo insiste en la obligación de la administración de cumplir y hacer cumplir la ley

Maleza en la finca del pazo de Vista Alegre, colindante con la carretera autonómica PO-315 | // G.NÚÑEZ

El conato de incendio en la finca del pazo de Vista Alegre, en Aldán, que no pasó a mayores por la intervención del vecindario y de los equipos de emergencias en plena madrugada, es “un aviso” sobre la necesidad de mantener limpias las propiedades privadas y los espacios públicos, señala la concejala del PP Dolores Hermelo, que insta al Concello a cumplir y verificar el cumplimiento de la normativa y pide datos sobre este asunto.

Hermelo recuerda que hay quejas vecinales por esta situación y un departamento municipal de Medio Ambiente, que depende directamente de la Alcaldía y debe velar por la aplicación de la ley en esta materia, más aún en pleno verano y con los terrenos más secos que de costumbre debido a la prolongada ausencia de lluvias. Sin cuestionar el trabajo que realizan los técnicos, la edila del PP pregunta sobre el número de expedientes abiertos y tramitados con particulares y empresas, y el resultado de los mismos. También por el proceder del Concello y de otras administraciones, como la Xunta y la Diputación, para garantizar la tala de árboles y el desbroce de maleza en propiedades colindantes con núcleos habitados o a menos de 50 metros de viales de su titularidad.

La ley obliga a todos por igual”, afirma Dolores Hermelo, que también indaga sobre el número de personas y brigadas que operan en Cangas a través de convenios firmados con dichas administraciones. Insiste en la obligación de los propietarios de limpiar sus fincas para eliminar maleza y arbolado prohibido –pino, eucalipto y acacia, entre otras especies–, que aumentan los riesgos en caso de incendio forestal, y se interesa por las medidas que se adoptan cuando hay problemas para identificar la propiedad de los terrenos y por el número de estos casos.

El plazo que habitualmente se concede a los dueños para que limpien sus terrenos termina el 31 de mayo de cada año. Desde ese momento, personal de los concellos y de la Consellería de Medio Rural se encargaría de realizar las inspecciones y de remitir las notificaciones a los infractores, advirtiéndoles de la imposición de multas y de que se iniciará la ejecución subsidiaria, repercutiándoles luego los gastos que genere. Aunque la gestión de la biomasa es una competencia municipal, en ciertos casos la Xunta colabora con los concellos con el objetivo de anticiparse a los incendios forestales, teniendo en cuenta, además, la carencia de medios suficientes de algunos ayuntamientos.

Residentes en el entorno del pazo de Vista Alegre aseguran que ya se quejaron en varias ocasiones por la situación de “abandono” de la finca e instan a las administraciones competentes a hacer cumplir la ley o, si hay dudas sobre la titularidad, actuar de oficio pasándole luego los gastos a los propietarios. Advierten de la presencia de abundante maleza en las cercanías de las viviendas y de que afrontan “un grave riesgo” si se produce un incendio y se propaga con rapidez.

Compartir el artículo

stats