Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de vivienda nueva lastra el mercado de alquiler para todo el año en Cangas

EEn el sector inmobiliario lo atribuyen a que el municipio lleva 20 años sin Plan Xeral EUna gran mayoría de propietarios las destinan a viviendas de uso turístico estacionales

Una vivienda en alquiler para verano en la comarca. Gonzalo Núñez

Alquilar una vivienda en Cangas para todo el año se está convirtiendo en una tarea cada vez más complicada por la falta de oferta en el mercado. Muchos de los afectados culpan de la situación al bum del nuevo modelo de las viviendas de uso turístico, que se alquilan por períodos por días, semanas, quincenas... a precios desorbitados y que ha llevado a muchos propietarios a optar por este tipo de renta para sus inmuebles. Profesionales de las inmobiliarias lo atribuyen, sin embargo, a que no hay vivienda nueva ya que no se construye puesto que “desde hace veinte años el Concello no saca adelante el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM)”. Desde el sector de la construcción apuntan también a que, aún con PXOM, las condiciones de las entidades bancarias no son favorables a la construcción, con unas condiciones inasumibles como el hecho de que, para optar a una hipoteca, tiene que estar ejecutada gran parte de la obra.

Pintada contra turistas en la alameda de Cangas. | Gonzalo Núñez

Ya sea por una causa o por otra, las personas que quieren establecer su residencia en Cangas y alquilar una vivienda para todo el año lo tienen difícil por esa falta de oferta. En la Inmobiliaria Velázquez, toda una veterana en Cangas, aseguran que en estos momentos carecen de vivienda para alquilar todo el año, suelen tener una cartera de 3-4 casas y pisos, a lo largo del año, aunque en la costa cada vez más son a cuentagotas. Consideran que la situación se debe a que no se construye. Al igual que las viviendas, dicen que ocurre lo mismo con el alquiler de plazas de garaje.

En “Aluga” tienen claro que la falta de PXOM impide construir y que haya vivienda nueva. Aseguran que el perfil del inquilino ha cambiado. Antes de la pandemia, el inquilino se conformaba con una vivienda usada al que él mismo le daba un toque, ahora no. En este sentido se ha hecho más exigente y quiere vivienda nueva, casi nueva o muy bien reformada. También es cierto que por este motivo el precio ha crecido. con una subida de entre 50 y 75 euros más al mes.

Otra de las cuestiones que achacan a esta falta de mercado de alquiler para todo el año es que este negocio no es tan fiable o estable como antes y la ley de arrendamientos protege más al inquilino que al propietario en caso de impago de la renta. Si un inquilino no paga, puedes tardar dos años, en el mejor de los casos, en echarlo de la casa. La póliza de seguro por impago tampoco es ilimitada. Por esta razón, el propietario de vivienda se inclina más por el alquiler estacional. Aseguran que en pleno verano es raro tener viviendas para todo el año en cartera y que lo lógico, en su caso, es tener 3 al mes en el año. En estos momentos, vacacional tiene 8, aunque julio y agosto prácticamente cerrados.

Los precios

En algunos portales se pueden ver alquileres de 500 o 600 euros a otros de 1.725, 2.650 o un piso de 400, pero solo de septiembre a junio. Prima el alquiler de temporada no permanente, con quincenas de 850 0 900 euros por un piso, por ejemplo, de dos habitaciones, en la avenida de Marín. En Rodeira sube la quincena a 1.490 la primera de agosto o a 1.390 la segunda. Se ofrece en Semana Santa a 750 euros o una semana en Navidad por el mismo precio “ideal para ir en barco a ver las luces en Vigo”. Frente a la playa de Vilariño se ofrece un dúplex por 80 euros al día. También sigue aquel alquiler de antes de casa compartida, bien ofreciendo el bajo o la primera planta, que el dueño solo alquila en verano porque nadie quiere en esas condiciones todo el año.

Segundas residencias a las que no se regresa

Algunas de las viviendas que antes entraban en el mercado de alquiler para todo el año eran de propietarios que las habían adquirido nuevas, como segunda residencia y que al no poder regresar, a Cangas ya sea por la edad o porque los hijos veranean en estos lugares, se ponían en alquiler. En la inmobiliaria “Aluga” explican que al no haber mercado de vivienda nueva, ese movimiento de compra ya no existe como antes “y no se llega a esa posibilidad de alquilar”. Añaden que hay mucha bol,sa por desarrollar en Cangas, por San José, entorno de la avenida de A Coruña, lo que es la periferia, que es en donde está más probablemente el alquiler anual que el estacional, más centrado en la costa. Con respecto al parking de vivienda vacacional, señala que prácticamente no quedan casas libres, que no es lo mismo que ace 10 años ya que hoy está todo legalizado y controlado, y que mucha gente se queda fuera sin posibilidad de casa. Según los últimos datos de Viviendas de Uso Turístico (VUTs), en O Morrazo hay cerca de 800 registradas. En donde más hay es en Cangas, con 462; seguido de Bueu, con 270 y, por último Moaña, que no pasa de 100.

Una plataforma contra el turismo en masa

A finales de febrero se presentó en Cangas una plataforma de afectados polo turismo do Morrazo, contra el turismo de masas. Pedía que las administraciones implantaran medidas contra la llegada masiva de visitantes que lo que conseguía era una subida desorbitada de los precios de los alquileres y que el 90% de las viviendas en alquiler se destinaran solo a la epoca vacacional “expulsando” a muchos vecinos de poder vivir en esta zona. La presentación de esta plataforma coincidió con aparición de pintadas en Cangas contra los turistas -”1 chincho menos 1 vezinha más”- utilizando el calificativo con el que en el municipio se alude al turista madrileño. La plataforma, que no volvió a manifestarse, está en contra de villas fantasma en invierno y masificadas en verano.

Compartir el artículo

stats