Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña y la “Meira del norte” inician el proceso para sellar su hermanamiento

Leticia Santos, entre Víctor Piñeiro y Antonio de Dios, en el nacimiento del Miño.

El Concello de Moaña y el de Meira (Lugo) inician este mismo mes el proceso para su hermanamiento. Al pleno de la corporación moañesa del jueves 25 de noviembre el bipartito llevará la creación de la Comisión Específica de Irmandade con el propósito de planificar las actividades de carácter social, deportiva y cultural que se realizarán conjuntamente con esta villa lucense. Paralelamente, el Concello de Meira creará su propia comisión como paso previo, una vez ultimado el calendario, para oficializar en un próximo pleno el hermanamiento.

Será la segunda localidad hermanada con Moaña, en este caso debido a que Meira comparte su nombre con una de las parroquias moañesas. Desde 1997 Moaña mantiene un hermanamiento con Vila do Pedroso, una freguesía de 18.000 habitantes del ayuntamiento portugués de Vila Nova de Gaia y que también comparte nombre con un barrio moañés.

En el caso del hermanamiento con Meira, la iniciativa partió de la Comisión de Festas de Samertolaméu, de la parroquia homónima, y que ya aprovechó esta celebración estival para estrechar lazos con el municipio de Lugo. De hecho, en la comisión que se creará el próximo jueves estará representada tanto la comisión de Festas como la Asociación de Veciños NovaMeira, así como un representante de cada grupo político de la corporación. La alcaldesa, Leticia Santos, presidirá el órgano.

Una vez pactado el calendario de actividades entre ambas comisiones y aprobado en sendos plenos el hermanamiento, comenzaría la tercera fase, consistente en desarrollar todos los eventos previstos.

Esta decisión no se toma a ciegas, sino que desde hace tres años los intercambios entre la parroquia moañesa de Meira y el Concello de Moaña por un lado, y la “Meira del norte” por otro son constantes. Todo se remonta a las Festas de Samertolaméu de agosto de 2018, cuando el alcalde meirense, Antonio de Dios, fue invitado a la inauguración de las celebraciones.

En marzo de 2019 una delegación moañesa devolvió la visita, con Leticia Santos y el presidente de la comisión de fiestas, Víctor Piñeiro. Ambos firmaron en el libro de honor del concello anfitrión, visitaron las instalaciones municipales, el nacimiento del río Miño (Pedregal de Irimia), el casco urbano de la villa y la residencia de mayores que entonces estaba a punto de entrar en funcionamiento. Moaña también conoció el funcionamiento del polígono industrial de Meira.

Ambos alcaldes prometieron, tras esa visita, trabajar para que el hermanamiento se convierta en una realidad. La Meira lucense volvió a devolver la visita el 12 de octubre de 2019. Lo hizo a lo grande, con la llegada de varios autobuses a O Morrazo y más de 120 vecinos. Esta excursión había partido del párroco de la localidad norteña. La delegación visitó zonas como la Illa de Samertolaméu, el Museo das Carreiras o el centro de Moaña tras una comida conjunta. Agasajó a sus anfitriones con cerveza realizada gracias al trigo de su Festa da Malla.

Compartir el artículo

stats