Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello deja en manos de sus abogados el cumplimiento del plan de inversiones la UTE del agua

José Enrique Sotelo (PP), en el pleno del viernes. | // SANTOS ÁLAVAREZ

Tras meses esperando, el pleno de la corporación municipal tuvo acceso a la obras que la concesionaria del agua, la UTE Gestión Cangas había realizando con los fondos del plan de inversión. Se trata de una relación que no convence a nadie. Ni al Partido Popular, que fue quien la pidió, ni al gobierno local. De hecho, la alcaldesa de Cangas, Victoria Portas, anunció que el listado de obras iba a ser examinado por los abogados del Concello para determinar si muchas de ellas son obras de mantenimiento a las que está obligada la concesionaria, más que obras del plan de inversiones que figura en el contrato. También, a insistencia del concejal popular Pío Millán, los letrados se detendrán en las unidades de actuación y en sus precios, con el fin de determinar si fueron o no inflados por la empresa, ya que ahora mismo, los proyectos no pasaron por las manos de los técnicos municipales. Pío Millán recordó que los recios se habían inflado en la obra de Herbello. También este concejal, cuando la alcaldesa entregó el listado de obras en el pleno, puso de manifiesto el asombro y el temor que le producía la citada documentación, ya que según los cálculos de la UTE Gestión Cangas, de los 3,5 millones de euros en inversión que figuraban en el contrato cuando se firmó en 2015, se llevarían gastados ya 2,676,929,95 euros; es decir que quedaría solo 806.476 millones del citado plan de inversiones, algo que al concejal Pío Millán le producen verdaderos escalofríos.

La alcaldesa de Cangas, Victoria Portas (ACE), en el pleno del viernes. | // SANTOS ÁLVAREZ

También desconfía la oposición de la UTE en el cumplimiento de los plazos y todos los partidos recordaron que la obra de la subcuenca de Aldán-O Hío, se había anunciado que comenzaría en junio, y que esta semana se puso el cartel de inicio de estos trabajos, con el supuesto aval de la alcaldesa de Cangas. Pero tampoco ella se fía de los plazos. De hecho asegura que el retraso en estas obras está condicionando otras y suponiendo un grave problema al Concello. Pero la regidora no quiso especificar qué obras condicionaba. El PP no dudo en señalar que su temor es que, al final, haya que darle dinero a la empresa.

La iniciativa que el PP llevaba al pleno y que sirvió para debatir de nuevo sobre el contrato del agua, fue apoyada por Avante! también por el BNG y el PSOE pidió un pleno extraordinario para debatir todo lo relacionado con el contrato del agua. Pero el líder de ACE, el primer teniente de alcalde de Cangas, Mariano Abalo, dijo que no estaba dispuesto a hacer la ola al Partido Popular. Esta el jefe de filas del gobierno en plan de dar batalla y de recordar el pasado. En este sentido, Abalo recordó que fue cuando gobernaba el PP en Cangas cuando se firmó el contrato, que no dudó en calificar como “un verdadero acto de piratería” y que se puso de manifiesto cuando se descubrió el sobrecoste que se quería aplicar y que tumbaron los tribunales, por los que la empresa se hacía con 3.23 millones de euros, prácticamente el dinero que se destina a la inversión. “Así que no aparezca ahora el PP de salvador”, manifestó. Pero Pío Millán de inmediato le refrescó la memoria a Mariano Abalo. Evocó que llevaba ya seis años en el gobierno local, que abrió tres expedientes de rescisión de contrato que dejó que los tres se murieran. “Así que no nos venga a dar lecciones de nada”, manifestó el portavoz económico del Partido Popular, Pío Millán.

El portavoz de Avante! Tomás Hermelo criticó el hecho de que la alcaldesa presentara “de tapadillo” el listado de obras en el pleno y mostró su desconfianza absoluta respecto al grado de cumplimiento de la empresa. Y mencionó que fue el gobierno quien presumió que las EDAR de Donón y A Balea estaban terminas, que no vale que ahora digan que la empresa no presentó la documentación para recibirlas.

El PSOE salva la Conta Xeral al gobierno

El grupo socialista no se quiso desvincular de la Cuenta Xeral de 2020, cuando él formaba parte todavía del gobierno en coalición con ACE. Así no se sonrojó a la hora de aprobarlas. El portavoz socialista, Eugenio González, hizo temblar al edil del PP con la lapidaria frase: “aunque no se repararan tantas facturas no pasaba nada”. El debate giraba precisamente en los 231 reparos de Intervención, en contrataciones menores que excedían las cuantías en facturas sobre las que se ignoraba su procedencia. Lo cierto es que el informe de Intervención en la Conta Xeral era demoledor. Hablaba de todo eso y de subvenciones concedidas de forma directa. Algunos, como Avante! consideraban que se había llegado ya al tope de incumplimientos, al igual que el PP. Ambas formaciones votaron en contra. El BNG se abstuvo y pidió al gobierno que solucionara el problema. De nuevo surgió en este punto el Mariano Abalo que no estaba dispuesto encajar todos los golpes sin devolver ninguno. Habló, como también lo hizo el portavoz socialista,de que había que tener en cuenta que el 2020 fue el año de la pandemia y que hubo mucha urgencia para actuar en muchas cosas, sin las ayudas de las demás administraciones. Aquí fue cuando el veterano concejal comenzó a hablar de la falta de un plan de financiación de los Concellos y acusó a la administración de la Xunta y a la del Estado de encorsetar y casi secuestrar económicamente a los concellos. Insistió en que la situación no era tan calamitosa como aseguraba el Partido Popular y recordó los agujeros que había dejado esa formación política cuando en 2007 se vio obligado por las urnas a abandonar el gobierno de Cangas. Pío Millán tuvo que recordar a González que la importancia de la fiscalización del gastos y a Abalo que en 2020 se habían gastado 1,5 millones de euros menos que el año anterior, por lo que no valía para su argumentación. Avante! hizo hincapié en que había que cumplir con los procedimientos.

Compartir el artículo

stats