Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello de Cangas se resiste a recibir las obras de mejora de la UTE Gestión

Los trabajos, tanto en la EDAR de Cangas como en la de Donón terminaron hace meses EEl concejal de Facenda Mariano Abalo afirma que “son excusas de mal pagador”

Nuevo vertido, ayer, junto a la alameda en Aldán, tras las lluvias. | //

El Concello de Cangas se niega a recibir las obras realizadas por la concesionaria del ciclo de agua, la UTE Gestión Cangas, como es el caso de la EDAR de Cangas y la EDAR de Donón. Se trata de obras que la empresa realizó a través de su plan de inversiones, que alcanza los 3.2 millones de presupuesto. Pero a pesar de llevar meses terminadas no son operativas hasta que el Concello de Cangas la reciba y la entregue después a la concesionaria para ponerla en marcha. Mientras tanto, continúan los vertidos en Donón y también hay problemas con el funcionamiento de la EDAR de Cangas, a pesar de que los trabajos de depuración a través del sistema terciario mediante rayos ultravioleta ya se terminaron. Los vecinos de la zona de Areamilla siguen quejándose de vertidos y malos olores. La empresa desconoce los motivos por los que el Concello de Cangas no realiza un trámite tan simple como que diga si las obras realizadas están bien realizadas y se ajustan al proyecto.

El concejal de Facenda del Concello de Cangas, Mariano Abalo (ACE) asegura que no tiene nada claro que el motivo por el que no funcionan la EDAR de Cangas ni la de Donón sea precisamente por el hecho de que el Concello no reciba las obras. Par el edil de ACE son excusas de mal pagador. No obstante, asegura que mañana (por hoy) estaría en disposición de ofrecer más detalles respecto a la razón por la qué el Concello no recibe las obras mencionadas.

La UTE Gestión Cangas concluyó en marzo la instalación del nuevo sistema de saneamiento en el lugar de Donón. En la primera semana de marzo terminó la instalación del nuevo pozo de bombeo en la salida de la depuradora. Operarios de la empresa habían realizado con éxito pruebas de carga en la tubería de impulsión de 910 metros que conecta la fosa de Donón con la red municipal de saneamiento. En Viñó, que trasladará las aguas hasta la depuradora de Areamilla. La reforma supuso una inversión de 104.391 euros.

Por otra parte, ayer por la tarde se produjo un nuevo vertido de fecales en la ensenada de Aldán. El portavoz del PP, José Enrique Sotelo, se pregunta que más tiene qué pasar, que basta que llueva algo para que se reproduzcan los vertidos.

Compartir el artículo

stats