Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fundación Gabarrón transformará el puerto de Beluso con una exposición de Ruud Kuijer

El artista holandés, Ruud Kuijer, ayer en la zona exterior del Museo Massó. Rafa Vázquez.

El arte contemporáneo del holandés Ruud Kuijer, pionero en las esculturas de hormigón, hará escala el próximo verano en Bueu. La Fundación Gabarrón y la Asociación Veciñal da Banda do Río trabajan en una exposición artística, del 9 de julio al 4 de septiembre de 2022, que transforme la zona del puerto de Beluso, completamente abandonada. El denominado como “Paseo del Arte” acogerá diez esculturas de Ruud Kuijer y se extenderá a otras zonas de Bueu. El objetivo es mejorar el entorno, a la vez que se ofrece a vecinos y visitantes la posibilidad de disfrutar del arte contemporáneo y de la tradición marítima local.

El origen del proyecto tiene como epicentro al artista Cristóbal Gabarrón, que mantiene una estrecha relación con Bueu y “pasa aquí todo el tiempo que puede”. Su hijo, Cristóbal Gabarrón, preside la Fundación, que el próximo año cumple tres décadas en funcionamiento. Para celebrarlo, preparan una exposición en su museo de Mula (Murcia), ciudad natal de Gabarrón.

Sin embargo, la vinculación con Bueu los ha llevado a extender su aniversario al municipio, con la colaboración de la Asociación Veciñal Banda do Río. “Llevamos años trabajando con Kuijer y le hicimos su primera exhibición en Valencia, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Estando en Bueu, pensamos que era una magnífica oportunidad para extender su obra”, explica Cristóbal Gabarrón.

Gabarrón, Kuijer y Enrique Vidal, director de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia Cedida.

En uno de los recorridos de Kuijer y Gabarrón por Bueu, surgió la idea de centrar la exposición en el puerto de Beluso, en los edificios abandonados del náutico, propiedad de Portos. “La primera planta se divide en varios espacios y desde que se construyó está abandonada, con pintadas y cristales rotos”, se lamenta Gabarrón.

Kuijer vio en ese entorno descuidado una oportunidad para florecer su arte. “Es un espacio abierto y transparente, un lugar atractivo para tener un diálogo entre la arquitectura y la escultura”, enfatiza el holandés. El apoyo de Gabarrón fue total, considerando el arte como una herramienta para adecentar el lugar.

Vista interior de los edificios del puerto de Beluso, totalmente abandonados Cedida.

Ante posibles comportamientos incívicos, al tratarse de una exposición al aire libre, Kuijer indica que nunca ha tenido este problema. “Por alguna razón las personas lo respectan, el concepto de arte público es que la gente no tenga que entrar en un museo para encontrárselo”, aclara Gabarrón. No obstante, el holandés recalca la importancia de “crear espacios amigables”, colocando las esculturas en entornos cuidados. “Si la obra está en una zona abandonada, la gente va a tirar basura”, concluye.

La Fundación Gabarrón indica que la actuación en los edificios del puerto consistiría en adecentar la zona, como, por ejemplo, eliminando la suciedad e incluyendo luces para evitar actos vandálicos. Durante esta semana, los responsables del proyecto y el artista se han reunido con el Museo Massó, el gobierno local y los partidos de la oposición. Todos los colectivos respaldan la iniciativa. El Concello iniciará próximamente las gestiones con Portos, para que la Fundación pueda exponer en los edificios del puerto de Beluso.

El escultor, Ruud Kuijer, ayer en la plaza Massó. Rafa Vázquez.

Un artista comprometido

El holandés Ruud Kuijer lleva más de 35 años creando esculturas de hormigón. Se puede considerar un pionero, ya que en sus inicios los trabajos con cemento y hormigón no eran muy populares. “Eran materiales utilizados como comodín, pensé en darles dignidad y hacer esculturas”, explica Kuijer. También varió el tamaño, evolucionado de piezas de 40 centímetros hasta las de escala humana. Su mayor reconocimiento llegó con Waterworks, siete esculturas hidráulicas instaladas en el Canal de Ámsterdam.

Tras exponer por países como Holanda, Bélgica o Alemania, su arte llegará a Bueu. Para la cita tiene previsto traer alguna de sus obras más reconocidas, pero abre la posibilidad de crear esculturas inspiradas de Bueu. “Todavía es pronto, pero traeré obras nuevas con elementos relacionados con la zona, como la pesca o la arqueología”, adelanta Kuijer.

Lo que tiene claro, es que quiere contribuir a mejorar el entorno. “Las sociedades modernas tienen que ganar espacio para sus ciudadanos, no puede ser que el litoral de Bueu no esté unificado y lleno de tráfico”, manifiesta Kuijer. El sentido de su obra pasa por devolver los lugares a los ciudadanos y espera que la exposición de 2022 anime a las autoridades a unificar la zona costera.

Una escultura del trabajo “Waterworks” en Ámsterdam. | // ROB VERSLUYS.

El “Paseo del Arte” llegará al Museo Massó, Pescadoira y Purro

Para concienciar sobre la importancia del litoral, la exposición no solo se ubicará en el puerto de Beluso, sino que se extenderá a otros lugares del municipio. El segundo espacio elegido es el exterior anexo al Museo Massó, junto al ancla. La siguiente escultura estaría localizada en el entorno del astillero de Purro, en la Banda do Río. Finalmente, el cuarto lugar lo ocupará la playa de Pescadoira.

La propuesta de cuatro localizaciones permite crear un circuito que conecta la obra de Kuijer con la tradición marinera de Bueu, su patrimonio industrial y el espacio urbano, estableciendo un hilo conductor de la exposición. “La idea es empezar con los yacimientos romanos de Pescadoira, luego la industria conservera de Massó y finalmente el siglo XXI con los edificios de Beluso”, explica el artista.

El entorno del astillero de Purro, que también acogerá otra escultura de Kuijer. Cedida.

Desde la Fundación Gabarrón esperan que la iniciativa se pueda celebrar y se convierta en una cita anual. “Es una forma bonita de que Bueu aparezca en Holanda, Alemania y otras ciudades”, reflexiona Gabarrón. Tanto él como la Asociación Veciñal Banda do Río, confían en que la idea fomente un turismo artístico. “Pretendemos cambiar dinámicas y crear nuevos impulsos, el arte debe ser muy humano”, concluye Kuijer.

Actividades complementarias

Paralelamente a la exposición, los promotores apuestan por organizar talleres con niños y jóvenes sobre la obra del artista holandés y la temática marítima. Como ejemplo, apuntan a la colaboración de la Asociación Veciñal con la Fundación en 2018, en la que Cristóbal Gabarrón impartió un taller con muy buena respuesta. Para la exposición de 2022 barajan colaborar con la ludoteca del Concello y la escuela deportiva del Bueu Atlético Balonmán.

A mayores, sopesan crear un itinerario que incluya una visita guiada al Museo Massó, el recorrido por la exposición de Kuijer y una navegación de la mano de la Asociación Os Galos. Sobre su financiamiento, los organizadores consideran que la iniciativa se podría enmarcar dentro del programa del Xacobeo, que abarca el 2022, y las iniciativas culturales de la Diputación, Concello y Portos. La Asociación Veciñal estima de gran interés la colaboración con la Fundación Gabarrón, dentro de sus objetivos de humanizar la zona y aproximar el arte y la cultura a la sociedad.

Compartir el artículo

stats