Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una segunda vida para los plásticos desde Coiro

Spirit23 se encarga de recoger y fundir residuos de plástico para transformarlos en nuevos productos

Lara Moldes, retirando residuos de plástico en la playa de Rodeira.   | SPIRIT23

Lara Moldes, retirando residuos de plástico en la playa de Rodeira. | SPIRIT23

La presencia de plásticos en los montes y sobre todos los mares y océanos es una de las principales preocupaciones ambientales de los últimos años. El camino más rápido para acabar con este problema está en hacer rentable la reutilización de esos plásticos para, una vez tratados, convertirlos en un nuevo producto que se pueda comercializar. Con esta idea de fondo nació el proyecto Spirit23, con su espacio de trabajo radicado en la parroquia canguesa de Coiro y que nació del ingenio de los jóvenes Lara Moldes y Christian Monroy.

La máquina inyectora. | SPIRIT23

Se trata de un “eco-proyecto” como ellos mismos lo definen, que nació hace dos años, cuando ambos recogían plásticos para trasladar a plantas de tratamiento y decidieron encargarse del ciclo completo. En su empresa, y a la espera de ampliarla con nueva maquinaria y mayores posibilidades, se encargan de “la recolección y separación de los plásticos. Después los lavamos y trituramos y con inyectores fundimos el plástico en unos moldes para generar productos decorativos o incluso muebles”, apunta Christian Monroy.

Productos derivados como quillas para tablas de surf. / SPIRIT23

Productos derivados como quillas para tablas de surf. / SPIRIT23

Spirit23 llegó ahora a un acuerdo de colaboración con el Concello de Cangas para instalar en junio cuatro contenedores de recogida de plásticos, pero también tienen acuerdos con clubes de buceo y de surf para la retirada de este tipo de residuos y para el suministro de piezas con el material reciclado como las quillas de las tablas de surf. “Son útiles casi todos los tipos de plástico. Los únicos con los que no trabajamos son los blandos de las botellas transparentes y los tipo PVC”, apunta el joven. El objetivo es implicar a asociaciones de vecinos para llevar a cabo campañas de retirada de plásticos, “porque los tratamos con una maquinaria artesanal, muy distinta a plantas industriales de este tipo”.

Desde Spirit23 explican que “solo se recicla el 20% de los plásticos que acaban en los contenedores amarillos”, por ello aspiran a una gestión más eficiente de esta basura que adquiere así una nueva vida. De momento su objetivo es vender al por mayor productos como llaveros para empresas o posavasos personalizados, aunque no descartan poner en marcha una web de venta al público general “que ya tenemos avanzada”.

Compartir el artículo

stats