Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Visitante de lujo en la Escola de Música de Moaña

Un jabalí en la carballeira de la antigua rectoral.

Un jabalí en la carballeira de la antigua rectoral. S.M.

La comunidad de la Escola de Música de Moaña se vio sorprendida ayer por la visita de un jabalí. Entró en la carballeira anexa a la antigua Rectoral, en donde permaneció un rato con la tranquilidad que le dejaron desde el centro educativo. Seguro que estuvo buscando bellotas en la zona.

Hasta los mejores corazones se paran de repente y dejan un enorme vacío

Permitan que comencemos esta sección con un sentido y sincero recuerdo a una gran persona: Álvaro Davila, durante muchos años director de Cáritas Parroquial Bueu. Junto a su esposa Maru, ya fallecida hace unos años, formaban un tándem lleno de generosidad, entrega y abnegada ayuda a los demás. Álvaro tenía un gran corazón lleno de bondad, algo de lo que puede dar fe quien escribe estas líneas. A pesar de que en cuestiones religiosas uno sea un descreído eso nunca fue un obstáculo para disfrutar de una excelente relación, tanto con él como con el añorado Don Pedro, y de buenas conversaciones en la barra de la cafetería de la panadería de Amador. El corazón de Álvaro Davila, a pesar de su bondad y bonhomía, decidió pararse de repente este fin de semana, dejándonos a los que lo conocimos tristes y con un poco menos de luz. Ojalá que fuese él quien estuviese en lo cierto en cuestiones de creencias religiosas. Significaría que merecidamente se habrá ganado el cielo y que allí estará con Maru y Don Pedro. Si es así, que le transmita al buen sacerdote el pésame por el papelón de “su” Deportivo de La Coruña, que tantos disgustos le causó en sus últimos años. ¡Qué la tierra te sea leve y el cielo generoso! Bien lo mereces.

Compartir el artículo

stats