Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los análisis señalan que el belga ingresado en Montecelo ingirió cicuta en Bueu

El ciudadano belga está ingresado en el hospital de Montecelo, en Pontevedra.

El ciudadano belga está ingresado en el hospital de Montecelo, en Pontevedra. Rafa Vázquez

El ciudadano de nacionalidad belga que ingresó el domingo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Montecelo procedente de Bueu consumió cicuta. Así lo apuntan los análisis a los que fue sometido y que detectaron rastros de cicutina en su organismo. El hombre, de 41 años de edad, empezó a sentirse mal y a convulsionar cuando se encontraba en la terraza de un establecimiento de Bueu y tuvo que ser trasladado de urgencia a Montecelo. Justo a la entrada del hospital sufrió una parada cardiorrespiratoria, que los médicos y sanitarios consiguieron revertir tras casi tres cuartos de hora de trabajos de reanimación.

Una imagen de las hojas de una planta de la cicuta.

Una imagen de las hojas de una planta de la cicuta.

La cicuta es una planta muy común, que suele crecer en zonas húmedas y frescas o al borde de caminos. Tiene cierto parecido con el perejil y el hinojo, por lo que se cree que este ciudadano belga la consumió por error y confundiéndola con otra planta. El consumo de la cicuta puede llegar a provocar una parálisis del sistema nervioso central, que posteriormente deriva hacia una parálisis general y finalmente a la muerte. Durante ese proceso puede causar sudoración intensa y dilatación de las pupilas.

Una de las personas que estuvo con este hombre momentos antes de sufrir las convulsiones asegura que tenía evidentes dificultades para hablar y que daba la impresión de sentirse realmente mal. Accedió al baño del local y al salir comenzó a convulsionar.

La flor de la cicuta.

La flor de la cicuta.

La planta tiene varios principios tóxicos y una neurotoxina llamada coniína (también conocida como cicutina), que es la que afecta al sistema nervioso central. La cicuta es “famosa” en el mundo de la historia porque el filósofo griego Sócrates fue condenado a morir bebiendo una infusión de esta planta. “Para que cause la muerte es necesario consumir unos 10 gramos de las hojas o del tallo, pero en el caso de las semillas con un gramo ya es suficiente para provocar la muerte”, explican las fuentes médicas consultadas. Las mismas fuentes señalan que una de las maneras de distinguirla de otras plantas similares, como el caso del perejil o el hinojo, es su olor al ser cortada. “Cuando se corta desprende un olor fétido”, explican.

El ciudadano belga estaba en Bueu acompañado por una pareja más joven, con residencia en O Porriño. Parece que estaban realizando el Camino de Santiago, pero en un momento de la ruta se desviaron para pasar por O Morrazo. El hombre comenzó a sentirse mal alrededor de las 15.30 horas del domingo, cuando estaba en una terraza de la Avenida Montero Ríos, a la altura de Pescadoira.

En primera instancia fue atendido por un vecino, que evitó que se atragantase con su propia lengua, y luego por los servicios médicos, que lo trasladaron a Montecelo. De momento sigue ingresado en la UCI y desde el Sergas no facilitan datos debido a los protocolos de privacidad. Lo que está confirmado es que además dio positivo por COVID-19.

Compartir el artículo

stats