Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una cámara gigante en O Gatañal

La cámara gigante es visible ya desde la PO-315.   | // FDV

La cámara gigante es visible ya desde la PO-315. | // FDV

Cangas se quedó sin una obra que podía haber sido representativa para el municipio:una cámara réflex marca Kodak gigante que se instalaría en una zona verde del municipio. Su propietario, el fotógrafo y polifacético artista Borja Brun, asegura que intentó hasta en cinco ocasiones, y a través de varias concejalías, que el Concello se quedara con esta obra, pero no lo consiguió. La usó como estand en las ferias a las que acudía. La primera vez en Vigo-Boda 2018. Ahora va a ser utilizada como caseta de obra en la finca que Borja Brun acondiciona para las nuevas oficinas de Brunsantervas.Con unas dimensiones de 6 metros de frente, 2 de fondo y 3 de alto, esta cámara gigante se puede ver en O Gatañal en la finca donde la firma Brunsantervas va a colocar sus nuevas oficinas. Que no la confunda nadie con un radar gigante para los coches que circulan por la PO-315. No saca fotografías, pero intimida por su tamaño.

Comenta el fotógrafo de bodas y polifacético artista Borja Brun que hace 4 años, la empresa que él tiene con su mujer, Brunsantervas pensó en realizar algo que fuera capaz de sorprender a sus clientes, un objeto que nunca antes se viera y que hubiera que tomar distancia para visualizarlo. Apareció la idea de la cámara réflex gigante, muy similar a la que Kodak tenía en Estados Unidos. No fue tarea fácil. Primero realizaron un boceto y concibieron el objeto como algo que querían utilizar a modo de estand en las ferias y exposiciones a las que asistirían. 

El montaje se realizó con una grúa. | // FDV

La cámara gigante nace de un contenedor, de esos que se utilizan en el transporte marítimo. Según relata Borja Brun, compraron el contenedor completamente destartalado y a partir de ahí se trabajó en el proyecto con la ayuda de un ingeniero industrial. Se desnudó todo hasta dejar solo el esqueleto y a partir de ahí, como comenta Borja Brun, se comenzó a “tunear”, duplicando la estructura, para hacerla segura. La obra duró un año y fue llevada a cabo por la empresa Siver, que, aunque radicada en O Porriño, tiene relación con Cangas. Cuenta con canalización de pluviales y también con acometidas eléctricas, no hay que olvidar que la idea principal es que fuera una caseta para las exposiciones, donde recibir clientes y curiosos. Y la verdad que tuvo éxito, también entre los profesionales del sector, que veían sorprendidos con esta cámara, en cuyo portaprismas de 2,5 metros figura el anagrama de la empresa Brunsantervas. Comenta Borja Brun que el precio de la obra fue elevado, cerca de 30.000 euros. 

Un instante del montaje del prisma. | // FDV

El fotógrafo asegura que acudió al Concello de Cangas a ofrecerle la obra. Que negoció hasta en cinco ocasiones con distintas concejalías, todas ellas diferentes. Pero no fue capaz de convencer a nadie de lo bueno que sería que en Cangas luciera esta cámara de fotografías gigante. Afirma que lo intentó a través de la concejalía de Xuventude, de Urbanismo, cuando estaba en manos de Abalo, de Desenvolvemento Local, pero nada. A Brun le gustaría que su obra luciera en alguna zona verde de la localidad. Afirma que estuvo buscando en internet y no encontró nada parecido, ni en España, ni en el mundo. Ahora, esta cámara gigante se convertirá en caseta de obra. Será el lugar que ocupen los obreros que están trabajando en la construcción de las nuevas oficinas de Brunsantervas, desde donde ya se puede apreciar. Con el tiempo se convertirá en una zona de Cangas a visitar.

Compartir el artículo

stats