Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comarca no quiere reinas

La Vespa Velutina despierta de su letargo

Hablar de plaga de vespa velutina como un grave problema cuando la pandemia del COVID-19 se llevó por delante tantas vidas humanas, casi duele, pero lo cierto es que la plaga de esta avispa asesina sigue ahí y también es una amenaza para la vida de las personas. Los apicultores de O Morrazo lo saben, tanto por los daños en sus colmenas como por vecinos que han sufrido las picaduras de esta avispa asiática, algunas mortales. Por eso, vuelven a concienciar a la población sobre la necesidad de retomar la campaña de trampeo que empieza ahora con la subida de las temperaturas y la aparición de los primeros nidos primarios que elaboran las velutinas reinas tras la hibernación. Para ello, los apicultores han elaborado un video que difunden a través de los concellos, ante la imposibilidad de contactos interpersonales y reuniones a causa del coronavirus que impiden el reparto de trampas este año.

Un nido de Velutina en O Morrazo

El video lo presenta el apicultor de Tirán, en Moaña, Juan Piñeiro, que es miembro de la Asociación Galega de Apicultores (AGA) y de la directiva de la delegación en O Morrazo (DAGA),. En el mismo anima a los vecinos a recuperar las trampas de otras campañas o, si no tienen, elaborarlas de forma casera con una botella de plástico y líquido atrayente a base de 400 ml de zumo de arándanos, 150 gramos de azúcar (un bote de yogur) y 7 gramos de levadura (tamaño de una aceituna). En la grabación muestran el primer nido primario de velutina localizado este año en una casa en la zona de Prado das Barxas, en Moaña, detrás de la iglesia del Carmen, y que fue eliminado por los apicultores.

El apicultor muestra cómo se coloca la trampa. | //

Desde 2014, cuando se inició la plaga, en esta comarca se retiraron 4.690 nidos. El portavoz de la delegación de la Asociación Galega de Apicultores (AGA) en O Morrazo, José María Bello, señala que hay una tendencia al estancamiento o un leve retroceso desde el año 2017 no solo motivado a la neutralización y eliminación de los nidos, sino al trampeo. En municipios en donde no se trampea, como en Marín, el número de nidos que se retiran es el doble que en los otros. En el último año, en Moaña se retiraron 208 , en Bueu, 122 y en Marín, 415. La retirada se realizó con Seaga a través del convenio firmado por los concellos con la Xunta. El único que no lo firmó fue Cangas y en este municipio la retirada fue simbólica, de unos 15 nidos, según las fuentes consultadas, por eso que hay asociaciones como la de Francón que ha decidido actuar por su cuenta y con la ayuda de los apicultores se han hecho con 26 trampas.

Evolución de la velutina en Bueu y en Cangas

Evolución de la velutina en Bueu y en Cangas

En el vídeo, Juan Piñeiro, además de mostrar cómo son las trampas, cómo se elaboran y cómo se colocan colgadas en los árboles en flor, además de la posibilidad de que lleven una rejilla para evitar atrapar otros insectos como mariposas, explica por qué ahora es el momento de colocarlas. Dice que con el aumento de las temperaturas, las reinas velutinas salen de la hibernación y empiezan a realizar los nidos primarios, buscando refugios en alpendres, aleros de tejados, garajes...para protegerlos de la lluvia . De cada nido primario -que son de tamaño pequeño- pueden salir unas 25 obreras, señala. Se trata de las obreras que después construyen los nidos secundarios, en verano, de mucho más tamaño, y de donde salen cientos de avispas.. El apicultor explica que hay que aprovechar el momento en el que la reina sale del nido para buscar alimento dulce en las flores para sus larvas, para capturarlas en las trampas captadas por el líquido atrayente. En el caso de aparecer nidos, recomienda a los vecinos que llamen al 012 para su eliminación.

La evolución de la velutina en Marín, Moaña y Vilaboa

La evolución de la velutina en Marín, Moaña y Vilaboa

Compartir el artículo

stats