Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Policía Local y Guardia Civil reciben un aluvión de llamadas por incumplientos de la hostelería

Patrulla de la Policía Local de Cangas realizando un control en Nerga.   | // SANTOS ÁLVAREZ

Patrulla de la Policía Local de Cangas realizando un control en Nerga. | // SANTOS ÁLVAREZ

Patrulla de la Guardia Civil por Donón. | // SANTOS ÁLVAREZ

Las autocaravanas llegan a Nerga. | // SANTOS ÁLVAREZ

Gente saliendo del barco de pasaje. | // SANTOS ÁLVAREZ

Policía Local de Cangas y Guardia Civil tuvieron que movilizarse ayer para hacer frente a un aluvión de llamadas denunciando incumplimientos en restaurantes, bares y terrazas de las medidas impuestas por la Xunta de Galicia para la desescalada de la pandemia consecuencia del COVID-19 . Pero las denuncias efectuadas por la Policía Local de Cangas fueron principalmente a gente de Pontevedra que se había saltado el cierre perimetral. Aunque hubo también denuncias por mal aparcamiento en zona de playas. En total, las patrullas municipales formularon 32 denuncias.

Ya daba escalofrío lo cargado que llegaban los barcos de pasaje a Cangas procedentes de Vigo, donde hubo usuarios que se quejaron de que se estaba incumpliendo el aforo.

El día anterior, muchos restaurantes de Cangas confirmaban su lleno para el sábado y algunos establecieron dos turnos de comida, pero los que más hacían a la gente a guardar cola delante del establecimiento. Y no fue fácil encontrar ayer un lugar para comer. El viajero y también el vecino de Cangas buscaba el calor de las terrazas que se extendían por todo Montero Ríos, Eduardo Vincenti, Eirado do Sinal y Praza do Arco. Pero los establecimientos de hostelería de Rodeira eran los más buscados, debido al buen tiempo. Allí había colas de gente esperando una mesa. Hasta allí se desplazó también la Guardia Civil en varias ocasiones como consecuencia de denuncias vecinales porque se incumplía los aforos y no se cumplía la normativa de tener una mesa precintada entre mesa y mesa, con el fin de respetar el aforo del 50% establecido para las terrazas. Había problemas con los aforos porque en algunos casos los propietarios aseguraban que el aforo de la terraza no era el que figuraba en el local, porque el Concello le había permitido ampliar las mesas. Pero para la Policía Local y para la Guardia Civil el aforo que cuenta es el que figura instalado en el local, que debe figurar en un lugar visible, tanto el del interior como en del exterior.

En esta zona y también en otras del casco vello intervinieron las fuerzas de seguridad para examinar que los aforos se cumplían, al igual que la distancia entre mesa y mesa. Pero no hubo denuncias. El hecho de que el 99% de las elevadas no prosperaran también merma la capacidad disuasoria. Las fuerzas de seguridad también se desplazaron hasta Donón y Vilariño. En esta última localidad de la parroquia de O Hío, los vecinos advirtieron en reiteradas ocasiones de los incumplimientos de las restricciones en varios establecimientos hosteleros, donde había gente fumando y sin mascarillas en las terrazas, incluso la clientela llegaba a la carretera. Pero a pesar de las quejas vecinales no se produjo tampoco ninguna denuncia.

La dirección xeral de Saúde Pública de la Consellería de Sanidade sacó para esta desescalada el procedimiento para la declaración responsable de aforo y trazabilidad, con lo que se pretende mejorar la gestión de los aforos de los locales, tanto por parte de los propios hosteleros como por parte de los usuarios o de la personas que realicen el control de los mismos. La declaración responsable de aforo supone establecer la capacidad del local. Se trata de una autorización administrativa que normalmente concede el Concello, por lo que su determinación debe llevarse a cabo como el Concello establezca.

Las playas de O Hío y Aldán volvieron a la vida como si quedara poco para el verano y en Rodeira no solo tomaba el sol, sino que también se bañaba la gente, mientras que su paseo, hacia las 16.00 horas, ya parecía la Quinta Avenida de Nueva York en hora punta.

En Aldán llegó también el desembarco de las autocaravanas, que ocuparon el espacio del puerto y también llegaron a Nerga. Parecía como si el verano se hubiese adelantado de repente, cuando no hace nada estábamos metidos en un tren de borrascas del que se antojaba muy difícil salir y que amenazaba con acabar con las letras del abecedario.

En Moaña, la Policía Local detectó bastantes autocaravanas aunque procedentes de municipios que sí podían saltar a este concello. Al menos se detectaron 9 procedentes de Ourense y cerca de un decena de Redondela, entre Meira y Domaio. En cuanto a las terrazas, Policía y Guardia Civil realizaron algunas patrullas conjuntas. Muchas d elas terrazas no cumplen con el aforo del 50%.

Compartir el artículo

stats