Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello pide una nueva prórroga a la Diputación para acometer la primera fase del parque de Udra

Plantea que se permita justificar al mismo tiempo la primera anualidad de los trabajos y la inversión

La reunión entre comuneros de Beluso y Concello de Bueu celebrada en octubre.   | // FDV

La reunión entre comuneros de Beluso y Concello de Bueu celebrada en octubre. | // FDV

El Concello de Bueu está pendiente de la decisión de la junta de gobierno de la Diputación de Pontevedra sobre la petición de una nueva prórroga para ejecutar la primera fase del parque forestal de Cabo Udra. A estas alturas los trabajos ya tenían que estar concluidos, pero ni siquiera se han llegado a licitar. El gobierno local aprobó hace unas semanas el expediente de contratación, pero de momento no se ha iniciado el proceso de licitación.

Desde el ejecutivo local presentaron una nueva solicitud de prórroga, sobre la que aún no hay una contestación oficial de la Diputación. Las bases fijaban que antes del 31 de diciembre de este año debía justificarse que los trabajos ya estaban finalizados, mientras que la justificación económica del desembolso debía presentarse antes del próximo 31 de marzo. Desde el Concello se planteó la posibilidad de que se le permitiese acreditar ambos trámites a finales de marzo, argumentando que no suponía ningún cambio en la fecha límite para certificar la inversión.

La institución provincial de momento aún no ha respondido oficialmente a esta solicitud, aunque las fuentes consultadas reconocen que es difícil que acceda puesto que ya rechazó peticiones similares de otros municipios.

El presupuesto para acondicionar este parque forestal es de 55.600 euros, de los que la Diputación de Pontevedra se comprometió a aportar 31.800 a través de dos anualidades. El resto del dinero lo iban a aportar a partes iguales el Concello de Bueu y la Comunidade de Montes de Beluso, que es la propietaria de los terrenos. La superficie sobre la que está previsto actuar abarca 48 hectáreas y los trabajos consisten en desbroces, podas, conservación y mantenimiento de senderos y la eliminación de especies invasoras, sobre todo eucaliptos y acacias negras.

Si finalmente la Diputación no atiende a la solicitud del Concello lo más probable es que haya que firmar un nuevo convenio entre administración local y comuneros, en el que probablemente el Concello debería asumir el importe de la subvención que debía aportar la institución provincial en este año 2020.

En el mes de octubre se celebró en el propio consistorio una reunión en la que participaron representantes de la comunidad de montes, gobierno local y técnicos municipales. Aquel encuentro sirvió para abordar la iniciativa de la zona de acampada de Cabo Udra y los trabajos del parque forestal. Los comuneros ya mostraron su temor a que se perdiese la ayuda de la Diputación de Pontevedra, tanto porque los plazos estaban muy justos como por el hecho de que a prioiri ya no había posibilidad de más prórrogas. En este sentido apuntaban directamente hacia los servicios técnicos municipales y anunciaron que estaban dispuestos a pedir responsabilidades si se confirmaba la pérdida de la ayuda.

Compartir el artículo

stats