Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Despedida desde el balcón

Los velatorios dejan de realizarse en casos positivos y se complica el último adiós a los familiares en cuarentena

El coronavirus ha llegado con ganas de quedarse pero también con ganas de la población de combatirlo y de guardar el confinamiento en casa, en el que insiste el personal sanitario, como la mejor forma para desterrarlo de nuestras vidas mientras no llega la vacuna. En la comarca ha provocado ya los primeros fallecimientos, al menos dos y las despedidas son despiadas, si elatorios ni ceremonias fúnebres. La familia no pueda hacer otra cosa, y en caso de estar cuarentena o infectados también, la despedida se tiene que hacer desde la lejanía del confinamiento, solo saliendo al mismo balcón o ventana de la casa al que salen todos los vecinos para aplaudir y animar la labor de los sanitarios y de las personas que deben de trabajar, pero en este caso para poder dar el último adiós viendo pasar el coche fúnebre por delante de la vivienda. Eso es posibleo gracias también a los profesionales de las pompas fúnebres que se acercan con peligro a este virus en estado ya de muerte, y que aún no ha dado tiempo a asumir la realidad de su virulencia sobre todo en el colectivo de mayores o de personas que arrastran patologías.

Las nuevas medidas restrictivas del Ministerio de Sanidad equiparan la protección que debe tener el personal de las funerarias a la del personal sanitario. Las actuaciones extrahospitalarias sobre el cadáver se limitarán al mínimo imprescindible. El personal de las funerarias debe ser informado de que se trata de una pesona fallecida por Covid-19. Las medidas impiden realizar actuaciones de limpieza o tanatopraxia o tanatoestética sobre el cadáver, que será desinfectado previamente en la sala de autopsias tras la realización de la misma. Las medidas permiten el entierro o la incineración, aunque se han endurecido en el contexto del distanciamiento social adoptado para todo el país y se suspenden velatorios y ceremonias fúnebres.

Compartir el artículo

stats