DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pazos pidió una reunión con el abogado y la líder de Avante! para aclarar lo que dijo a unos y a otros

La portavoz del BNG, Mercedes Giráldez, manifestó que no había excusa posible para el alcalde, porque un alcalde tenía que estar en todo. Acusó a Pazos y a Mariano Abalo de ocultar información a sus compañeros de gobierno y dijo que escurrir el bulto no les iba a hacer mejores. "Todos cometemos errores, pero ustedes no los asumen, en algo tan importante como este tema de los núcleos costeros".

El PP no quiso hacer mucho ruido y dejaba que la izquierda luchara y dejara al descubierto lo imposible que está que Avante! y BNG formen parte del gobierno.

Mariano Abalo manifestó que el abogado del Concello tenía la orden de recurrir al Supremo la decisión del TSXG y los procuradores no lo hicieron. Vizoso replicó a Pazos que lo que trasladó el abogado del Concello es que ustedes eran conocedores de que no se había podido interponer el recurso de casación. La portavoz de Avante! se mostró sorprendida por lo que calificó "arrogancia" con la que se tomaban los implicados la reprobación. Pazos insistió en que no hubo ocultación, que él no se enteró y pidió una reunión con ella y el abogado del concello. Giráldez añadió que eso era más grave, pues significaría que su concejal de Urbanismo, el de entonces, Mariano Abalo, no se lo comentó. Aclaró que no se trataba de una reprobación personal, sino política y ella la calificó de prepotencia. El portavoz del PP, Rafael Soliño, manifestó que se había perjudicado a cientos de vecinos, que se había cometido una estafa a los vecinos y pidió más humildad. La reprobación se aprobó con 13 votos a favor: Avante!, BNG y PP y el gobierno se abstuvo al estilo Cangas: no entró en votación.

Compartir el artículo

stats