Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los okupas de la Casa dos Pobres

Del kayak al pabellón. Rodrigo Germade, uno de los integrantes de la saga de olímpicos de Cangas, recibió un merecido homenaje en O Gatañal antes del Frigoríficos-Puerto Sagunto por su clasificación para Tokio. El club le entregó una camiseta y un balón firmado por los jugadores. Santos Álvarez

Del kayak al pabellón. Rodrigo Germade, uno de los integrantes de la saga de olímpicos de Cangas, recibió un merecido homenaje en O Gatañal antes del Frigoríficos-Puerto Sagunto por su clasificación para Tokio. El club le entregó una camiseta y un balón firmado por los jugadores. Santos Álvarez

Parece que en Cangas nadie defiende a los okupas de la Casa dos Pobres y parece también que se ganaron a pulso no contar con el apoyo popular que generalmente tienen las personas que van a ser desahuciadas de sus viviendas. Se trata de una casa que está muy unida al pueblo de Cangas, demasiado para permitir que entren en ella sin permiso y, sobre todo, hacerlo cuando se trabajar para mejorar sus condiciones. La pareja tendrán defensa de oficio, pero Cangas no los apoya. No se esperan para nada manifestaciones ni concentraciones a las puertas del Concello de Cangas.

Guerra fría musical

Hay una guerra en Cangas que aún no fue declarada, pero que está ahí, como la guerra fría. Guarda relación con la Banda Bellas Artes y con la Escuela de Música. En medio, cual guardia Suiza, el alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, tratando de que se firme un pacto antinuclear que impida que suenen tambores de guerra. Que no es que el alcalde vista de blanco y lleve crucifijo, que no, que no esa la cuestión, sino que trata de ser neutral. Ya fe que logra mantener la imparcialidad que le debe suponer. Aunque hay quien opina que no debía en ese caso se imparcial.

Compartir el artículo

stats