Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Localizan hasta un dron en la limpieza de basura de tres furnas en la isla de Ons

Organizada por el Colegio de Biólogos de Galicia, Centro Oceanográfico y Parque Nacional, entre los residuos había muchas redes, chanclas, un cepillo de dientes y 10 kilos de chapapote

El equipo que limpió el Burato do Inferno donde apareció un dron. // Saleta González Pimentel

El equipo que limpió el Burato do Inferno donde apareció un dron. // Saleta González Pimentel

Los líderes mundiales se reúnen hoy en Nueva York en la Cumbre del Clima convocada por la Organización de Naciones Unidas (ONU). El viernes miles de estudiantes salieron a las calles de las principales ciudades del mundo para reclamar menos discursos y más acción para detener el calentamiento global y ayer ocho espeleólogos bajaron hasta 45 metros de profundidad por las furnas de la isla de Ons, en una nueva labor de limpieza y sensibilización contra la basura marina en el entorno del Parque Nacional de las Illas Atlánticas. Eso sí ha sido pasar de las palabras a la acción porque pocos pueden bajar tantos metros por unas cavernas para limpiarlas de basura, como ayer hicieron estos ocho espeólogos con el apoyo de dos colaboradores de la organización de la actividad y 6 del Parque Nacional de las Illas Atlánticas.

La limpieza estuvo organizada por el Colegio de Biólogos de Galicia en colaboración con la dirección del Parque y el Centro Oceanográfico de Vigo (IEO). Del Burato do Inferno, la furna más grande de la isla a 45 metros de profundidad, salieron 38,5 kilos de basura de todo tipo, incluso un dron, que es la última "especie" que se ha incorporado al colectivo de los residuos. La furna do Inferno es una caverna que desciende vertical hacia el mar y a la que se puede acceder también en barco.

Entre la basura más abundante que se retiró había bolas de poliespán, redes, cabos, boyas, envases plásticos y algún calzado, sobre todo chancletas. Además, en el Burato do Inferno se encontraron también una rueda de un cochecito, guantes, dos salvaslip, dos mecheros, un tubo de una bombona de gas butano, un cepillo de dientes, un rodillo de pintor, una pajita, una pala de playa y un hierro de obra que fueron a parar allí, como aseguran, "por la estupidez humana", en su mayor parte arrastrados por el mar o tirados por gente que se acerca a ver la cueva.En la limpieza se hallaron igualmente restos de chapapote, en torno a 10 kilos de pegotes.

Ayer se trabajó con las ganas de contribuir a mejorar la salud del clima, que estos días es protagonista mundial, en lo que fue la primera jornada de las dos organizadas, estos dos últimos fines de semana de septiembre. La actividad se enmarca dentro de la línea de actuaciones que desde principios de año realiza la II Red para la Recuperación de los Ecosistemas Marinos en el Parque Nacional de las Illas Atlánticas, contra la basura marina y que cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica por medio del programa Pleamar.

Este domingo las labores estaban centradas en la limpieza de las furnas y el próximo le tocará el turno a los submarinistas del Club Mergullo Croa Foto-Sub, Centro de Buceo Portosub y Club Subacuático Pérez Sub, que se sumergirán por los fondos marinos del archipiélago para seguir con la retirada de basura.

Debido a las malas condiciones del mar, con bastante oleaje, los grupos de kayak (Spain Kayak y Club Kayak Mar de Bueu) no pudieron participar ayer, como estaba previsto, aunque harán otra limpieza en breve, pero sí se desplazaron a la isla los miembros del Espeleo Club Aradelas, que formaron estos dos equipos, uno de ellos de seis personas -cinco hombres y una mujer-, que fueron los que bajaron al Burato do Inferno; y otro de dos, que limpiaron las furnas de Bastión de Val y Gaiteiro.

La basura fue retirada en bolsas de red de mejillón para evitar roturas al subirlas mediante una especie de tirolina. La expedición salió de Bueu a las 11.30 horas y permaneció durante tres horas trabajando en la limpieza, que finalizó pasadas las 16.30. De la Furna do Inferno salieron al final ocho bolsas cargadas de basura y a última hora se estaba contabilizando el total procedente de las otras dos furnas.

Compartir el artículo

stats