Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cuentas claras

Europa castiga a un millar de oligarcas rusos

Bruselas inmoviliza bienes de empresas e individuos afines a Putin por más de 50.000 millones de euros

El presidente de Rusia, Vladimir Putin. Reuters

El gas se lo ha dado todo a Serhiy Kurchenko, empresario nacido hace 36 años en Jarkov (Ucrania), prorruso y afincado en el país presidido por Vladimir Putin desde 2014. Kurchenko compraba el gas natural a precios de derribo a proveedores de la rusa Gazprom, valiéndose de sus contactos con el expresidente de Ucrania Viktor Yanukovich, y lo revendía después en el mercado a precios estratosféricos.

Esta fortuna, unida al apoyo de los separatistas prorrusos de Ucrania, le permitió quedarse con plantas metalúrgicas, químicas y energéticas en las zonas del Donbás. El oligarca devolvía el apoyo al país que le nutría de gas vendiéndole activos clave de Ucrania, como el carbón procedente de las minas del Donbás, que después Rusia vendía a otros países por vía portuaria esquivando así las sanciones de la Unión Europea. Además de gas, intermediaba carbón y electricidad y vendía combustible a Crimea, donde también explotaba depósitos petrolíferos. Su empresa principal era Gaz-Alliance. Llegó a ser dueño de un club de fútbol, Metalist Kharkiv, y a tener intereses en medios de comunicación -como la versión de Ucrania de la revista Forbes- o bancos.  

"De este modo, obtuvo beneficios de los políticos rusos responsables de la anexión de Crimea y de la desestabilización del este de Ucrania, efectuó operaciones con los grupos separatistas de la región ucraniana de Donbás y apoyó activamente acciones y políticas que menoscaban o amenazan la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania". Así lo da por probado el Consejo Europeo, que acaba de incluir a Kurchenko en la lista negra de personas que promueven el menoscabo o amenaza de la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania. Junto a él se ha incorporado Yevgeniy Viktorovich Prigozhin, "fundador y jefe no oficial del grupo de mercenarios Wagner estrechamente vinculado a Putin y al Ministerio de Defensa ruso". 

Con estos dos últimos empresarios, ya son 1.093 personas y 80 entidades las sujetas a medidas restrictivas de la UE por haber perjudicado la integridad territorial de Ucrania. Al formar parte de esta lista negra son objeto de una inmovilización de bienes, que incluye la prohibición de poner fondos a su disposición. Las personas, a su vez, tienen prohibida la entrada o el tránsito por el territorio de la UE.

Bruselas y el conjunto de estados miembros han conseguido inmovilizar activos de oligarcas y empresas por un valor superior a 50.000 millones de euros. Esta cifra incluye barcos, helicópteros, inmuebles y obras de arte por valor de 6.700 millones. También se han bloqueado transacciones por 196.000 millones. España contribuye a estas partidas y en esta dirección se enmarca la decisión del Consejo de Ministros de anteayer de crear un mecanismo para agilizar el bloqueo de bienes de oligarcas rusos a nombre de testaferros.

José Manuel Muñoz Puigcerver, profesor de la Universidad de Nebrija, destaca que Kurchenko "es un perfil típico" de los empresarios más cercanos a Putin, a quien deben buena parte del patrimonio que atesoran. "Con las sanciones a este colectivo y con la merma de su patrimonio, la Unión Europea pensó que se iban a poner en contra del presidente ruso y de la invasión de Ucrania. Pero no ha sido así y han elegido permanecer al lado de Putin", explica el académico, que aun así bendice las sanciones porque aíslan a Rusia de la comunidad internacional. 

En esta línea hay que entender los cinco paquetes de sanciones económicas e individuales contra el país que ha impuesto el Consejo Europeo. El último, acordado el pasado día 8 de abril, incluye la prohibición de comprar, importar o transferir carbón y otros combustibles fósiles sólidos a la UE si son originarios de Rusia o se exportan desde Rusia, a partir de agosto de 2022. También se prohíbe facilitar el acceso a los puertos de la UE a los buques registrados bajo pabellón ruso, entre otras medidas. 

Bruselas, que ha restringido la actividad de 21 aerolíneas rusas, trabaja ahora en el sexto paquete de medidas, aunque consensuar estas restricciones se hace cada vez mas difícil, según explican fuentes diplomáticas conocedoras de las negociaciones. Es así dado el calado de las áreas objeto de las próximas restricciones:_petróleo y gas, según las mismas fuentes. El sexto paquete se esperaba para esta semana, pero, de momento, sigue sin concretarse. No es descartable que las dificultades para consensuar los paquetes se acrecienten si se alarga la guerra.

Compartir el artículo

stats