02 de julio de 2020
02.07.2020
Faro de Vigo

Centenares de detenidos en Hong Kong por la nueva ley que prohíbe la disidencia

La marcha contra la norma reúne a miles de personas E La policía arresta a 10 manifestantes por exhibir banderas independentistas

02.07.2020 | 00:57
La policía detiene a dos manifestancias en la marcha de ayer.

Solo una pancarta que alzó un agente entre la turbamulta testimoniaba la nueva normalidad en Hong Kong: "Esto es un aviso policial. Estáis mostrando banderas, cantando eslóganes o cometiendo actos de secesión o subversión que pueden ser delitos bajo la ley de seguridad de Hong Kong. Podéis ser arrestados y juzgados". El resto de la jornada respetó ayer la casuística. Se sucedieron los enfrentamientos entre policía y manifestantes, las detenciones y las promesas de luchar hasta el final. Las primeras protestas bajo la ley aprobada por Pekín se saldaron con 370 detenciones por reunión ilegal, desórdenes públicos, conducción temeraria y posesión de armas. De estas, 10, según la policía, fueron por infracciones relacionadas con la nueva ley como mostrar banderas independentistas. Las aglomeraciones se movieron por el centro.

Los manifestantes arrancaron ladrillos del pavimento, levantaron barricadas y prendieron pequeños incendios mientras la policía intentaba dispersarlos con gas pimienta y cañones de agua. Un policía fue herido por arma blanca.

La jornada, que conmemoraba el aniversario del retorno de Hong Kong a China, iba a medir la salud del movimiento antigubernamental. Es una fecha que subraya la brecha social con solapadas celebraciones y protestas y hoy permite interpretaciones contrarias. El número de manifestantes es apenas una fracción de las multitudes congregadas el pasado año que acabaron tomando a la fuerza el Parlamento local, pero bastan para consignar que la ley no pacificará las calles. El Gobierno local había prohibido las manifestaciones invocando el distanciamiento social que aconseja el coronavirus. Pekín persigue con el nuevo marco legal sofocar las protestas violentas que durante meses sumieron a la excolonia en el caos. La prensa del interior ha lamentado con estupor que apenas una treintena de los 9.000 detenidos ha acabado en el banquillo de los acusados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook