16 de julio de 2018
16.07.2018

Francia alumbra un tiempo nuevo

La selección gala conquista su segundo Mundial tras superar a Crocia en un nuevo ejercicio de pragmatismo - Un gol en propia puerta y un penalti concedido con la ayuda del VAR les abrieron el paso en un partido que comenzaron dominando los bal cánicos - Con todo a favor, Mbappé acabó por estirar la diferencia

16.07.2018 | 02:23
La selección francesa posa sobre el césped tras recibir el trofeo de campeones. // Efe

Francia, más práctica que estética, más sólida que fina, competitiva hasta el infinito, equipo resabiado pese a su media de edad (25 años), reconquistó ayer el mundo en el estadio Luzhniki de Moscú, escenario donde logró frente a una digna Croacia, conmovedora por momentos, el segundo Mundial de su historia. Veinte años después, de Henry a Mbappé, de Zidane a Griezmann, de Deschamps capitán a Deschamps entrenador, el combinado "bleu" abrazó justamente la gloria con un ordenado ejercicio de pragmatismo apoyado en dos argumentos que caracterizarán este torneo en adelante: el balón parado (le dio el pase a la final y el primer gol ayer) y el VAR, que empezó y acabó en Rusia con un penalti transformado por Griezmann para ponerles en ventaja poco antes del descanso, justo para acabar con la resistencia de los balcánicos, exigidos hasta el límite en un torneo donde acumulaban tres prórrogas angustiosas.

Guste más o menos, el triunfo galo alumbra un nuevo orden mundial en el balompié. La poesía que le sirvió a España para conquistar el título en 2010 y a Alemania en 2014 ha derivado en una historia de orden y de vértigo que proyecta ahora Francia y que representa como ninguno Mbappé, sin duda uno de los grandes triunfadores del Mundial a nivel individual, un chico de 19 años llamado a ocupar en un futuro la poltrona que desde hace una década se reparten Messi y Cristiano Ronaldo y a la que, ahora, también aspira en serio Griezmann, que ayer acabó de moldear su candidatura.

Después del gatillazo en París frente a Portugal en la última Eurocopa, Francia se sube a la cima del mundo como una selección dura, un hueso, un equipo de largo recorrido con mucho talento y pocos destellos, especialista en esperar la distracción ajena y asestar la cornada letal. Así fue más o menos su Mundial, de menos a más, y así ganó ayer a la meritoria Croacia, con un gol en propia, un discutible penalti y, ya en ventaja, lo que resultó de las imponentes galopadas del bestial Mbappé, incontrolable para los rivales en campo abierto. Es como ver un caballo en pleno galope.

No habrá, sin embargo, ninguna selección vencida en la final de Moscú, porque Croacia, que ya tenía la simpatía emocional del mundo, dobló las rodillas con un partido valiente, mejor en la propuesta y en el manejo de balón que su rival, siempre con la iniciativa, víctima quizá de su inexperiencia. Croacia, país de cuatro millones de habitantes, ha escalado hacia la élite futbolera desde la repesca y con una generación de futbolistas crecidos bajo los zumbidos de la dolorosa guerra de los Balcanes (1991-1995). No siempre perder signfica caer derrotado. Aquí la prueba. El éxito croata es el de la clase media del balompié mundial. El fútbol como elemento democratizador.

Fue una final sin el clásico corsé, con más goles que emoción real. Aunque se cumplió mayoritariamente el guión establecido, sorprendió, eso sí, la floja puesta en escena inicial de Francia, que dio la espalda a la pelota, secuestrada desde el inicio por Croacia. No tienen esta selección "bleu" centrocampistas de la clarividencia de Modric o de Rakitic, gobernantes en la medular y responsables del dominio croata durante casi todo el partido. A cambio, los galos presentan un equipo ordenado con muy buena defensa, pivotes pegajosos que arriman el hombro y dos bestias arriba: Griezmann, en su versión de líder total, ahora lanzo, ahora asisto, ahora finalizo, y Mbappé, una apisonadora en el costado dispuesto no sólo a arremangarse en defensa, como se vio ayer y durante todo el Mundial, sino, sobre todo, a convertir cada balón a la espalda de la defensa rival en un destrozo. Lo hizo contra Argentina y lo volvió a hacer ayer.

Así fue en los dos primeros goles de Francia. El primero, minuto 18, tuvo su origen en un tremendo cambio de ritmo del delantero del PSG, un pis pas en una baldosa, jugada que precedió a una falta de Brozovic sobre Griezmann que no fue. El jugador del Atlético la templó de forma estupenda, llena de intención, y Mandzuckic, en su intento por despejar, la peinó haca atrás para introducirla sin quere en la red.

Pudo intervenir el VAR porque Pogba estaba en una posición dudosa, parece que algo adelantada en el golpeo de Griezmann, pero la tecnología lo dejó para un rato después,para aclarar una mano de Perisic a la salida de un córner que llegó en una jugada de fútbol callejero: saque largo de Lloris y despeje hacia atrás de cabeza de Lovren ante la intimidatoria presencia de Mbappé. Sin tocarla, el francés también asusta.

El caso es que se botó el corner y la pelota dio en la mano de Perisic. El argentino Néstor Pitana se fue a la pantalla y señaló penalti. Tres minutos después, con el mundo en vilo, Griezmann lo transformó.

El tanto del rojiblanco, en el minuto 35, desempató un encuentro que había igualado Croacia seis minutos antes por medio, precisamente, de Pericic. El futbolista del Inter, una bala, cazó un balón tras una jugada de estrategia y de zurda lo largó a la red. Fue un empate efímero que desniveló Griezmann y la citado penalti del VAR.

Con un gol en propia puerta y un penalti concedido con la ayuda del VAR, Francia ganaba un partido que jugaba Croacia, protagonista casi siempre, con más dominio que colmillo. Las llegadas balcánicas, como un zurdazo de Rakitic o alguna llegada de Mandzuckic, no pasaban del uy, pero eran suficiente para asustar. Los galos, que habían marcado dos goles de una ocasión, sólo respondían con las cabalgadas de Mbappé. Así se llegó al descanso.

Sobrada de orgullo y de corazón, Croacia volvió a salir en tromba y Rebic se encontró con Lloris. Francia seguía a oscuras, sin la pelota, preparada para clavar el aguijón, segura de sí misma. Puede gustar más o menos, pero hay muchas formas de ganar. Los galos, sencillamente, esperaban su oportunidad. Y llegó de nuevo con Mbappé, que galopó en otra contra descarada, meteórica, llena de potencia. Su centro le cayó a Pogba, que tras intentarlo con la derecha marcó con la izquierda desde la frontal. Era el 3-1, el gol que anímicamente sentenciaba el partido.

Sentenciado

Porque lo que vino después ya fue un partido distinto, sin la emoción del resultado. Mbappé puso la guinda a su poderío con el cuarto gol, un trallazo raso desde la frontal que abría la posibilidad de una goleada de no ser porque Lloris, portero galo, dio el cante con una pifia que vino a completar otra de las fotografías por las que será recordado este Mundial: los sonores errores de los porteros. El meta del Tottenham recibió una cesión de Umtiti e intentó zafarse de la presión de Mandzukic con un quiebro que golpeó en la bota del delantero y acabó en la red. 4-2.

Abrazado a esa rendija, a la posibilidad de que un gol le metiera en el partido, Croacia no se rindió, pero Francia, que de oficio sabe el rato largo que sabe su entrenador, templó el partido hasta el final para reconquistar el mundo y dar paso al nuevo reinado.

Gloria a Francia, que dejó en la cuneta a Argentina, Uruguay y Bélgica, la única representante de la aristocracia futbolera que aguantó en un Mundial del que sale con la cabeza alta la histórica Croacia, que hoy recibirá un merecido homenaje en Zagreb, seguramente a la altura de la que se formará esta tarde en París.

Francia reinó en un torneo que engrandece el juego a balón parado, el VAR, las precauciones defensivas...aspectos en los que el equipo de Deschamps estuvo muy encima del resto. Se jugó a lo que querían conscientes de que ahí radicaba su fortaleza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook