El precio de los carburantes sigue disparado. Aunque acaba de entrar en vigor la bonificación de 20 céntimos por litro o por kilo de combustible repostado tanto por personas usuarias particulares como por parte de empresas y autónomos, las cifras de la gasolina y el diésel al alcanzado registros históricos.

Intentar ahorrar unos céntimos a la hora de llenar el depósito se ha convertido en una de las grandes prioridades de los españoles. Las estaciones de servicio low cost se han transformado en el principal recurso con el que conseguir que nuestro bolsillo note un poco menos los efectos del conflicto entre Rusia y Ucrania.

Fijarse en el precio de los carburantes no debe ser la única tarea que hagas cuando acudas a una estación de servicio. Hay un gesto que te puede costar una multa de la DGT.

El artículo 115 de Reglamento de Circulación en España, en su punto número 3, recoge: "Para cargar combustible en el depósito de un vehículo, éste debe hallarse con el motor parado. Los propietarios de aparatos distribuidores de combustibles o empleados de estos últimos no podrán facilitar los combustibles para su carga si no está parado el motor y apagadas las luces de los vehículos, los sistemas eléctricos como la radio y los dispositivos emisores de radiación electromagnética como los teléfonos móviles”.

Te puede interesar:

Según se refleja en dicho artículo es necesario que cuando vayas a rellenar el depósito, apagues el motor del coche, desconectes cualquier sistema eléctrico y no uses el teléfono móvil mientras repostas. Si te pillan cometiendo alguna de estas infracciones, estarás cometiendo una infracción leve que acarrea una multa de 100 euros.

La DGT considera que su incumplimiento puede atentar contra la seguridad de las personas.