La conselleira do Mar, Rosa Quintana, visitó ayer a las mariscadoras a pie de Moaña, a los representantes de la cofradía de pescadores y al Gobierno local para trasladar un mensaje de “tranquilidad” ante el recurso contencioso-administrativo presentado por el Ministerio de Transición Ecológica contra el Plan General de Explotación Marisquera 2021-2023.

Quintana aseguró que “Galicia va a seguir defendiendo esta actividad”. Mostró su “perplejidad” por la postura del Gobierno central “que se saca ahora de la manga el requisito de exigir un informe de la Dirección General de la Costa y el Mar”, cuando el plan “no otorga zonas de explotación ni en régimen de autorización ni de concesión y se limita a recoger el conjunto de normas y directrices destinadas a regular la explotación sostenible de los recursos marisqueros”.

Aunque confía en la justicia, Quintana acusa a la ministra Teresa Ribera de poner en riesgo el trabajo de unas 9.000 personas en Galicia. “Si la justicia suprime el plan de explotación el escenario sería muy complicado; no se podría realizar esta actividad”, dice.